1

A MI GUSTO: Diez playas del Mundo.

Vale que esta sección se llama A MI GUSTO, pero el título del post es «Diez playas del Mundo», y no «Las 10 mejores playas del Mundo».

Estas que siguen son playas especiales para mi, para bien o para mal, y todas ellas me han sorprendido que, al fin y al cabo, un viajero es lo único que busca: vivir sorprendido constantemente.

Ahí va mi selección…

Cap Tribulation, Australia. Especialísima por peligrosa: cocodrilos, tiburones y medusas, de las que si te pican te provocan un ataque al corazón, borran de las playas de esta zona de Australia todo atisbo de romanticismo playero.

Cairns. Más Australia. Más cocodrilos y tiburones y más medusas letales. En el momento que pones aunque sólo sean los pies en esos mares estás ya en peligro inminente. 

Chowpatty India. La playa de Mumbai, la ciudad que nunca duerme, es, dicen, la playa más contaminada por el hombre que existe en el Mundo. Hace años que no estoy alli y dicen que se están organizando para arreglar el desastre. Habrá que verlo. 

Copacabana. Brasil. En esa playa de Rio hay mucho cuerpo Danone pero no te puedes distraer ni un segundo. Los ladrones playeros son un ejercito y sus estrategias y trucos darían para un tomo de la Espasa Calpe. Es la cueva de Alí Babá con samba y caipirinhas. 

Sa Riera, Begur. Bien… es mi playa. Aquí he pasado la vida y era un verdadero vergel. Hoy sigue siendo un lugar bonito, muy bonito todavía, pero el urbanismo salvaje ha hecho mucho daño al Paraíso. La codicia humana no tiene fin y, si se mezcla con la estupidez y el mal gusto, el brebaje resulta tremendamente dañino. 

Port Barton. En la isla de Palawan, y en todo Filipinas, hay muchísimas playas encantadoras. Port Barton es un pueblecito de pescadores todavía no muy maleado por el turismo y las playas y arrecifes de las proximidades son para alucinar pepinillos, solo o, mucho mejor, con el amor de tu vida.. aunque después resulte ser sólo el amor de una semanita.

Kho Tao, Tailandia. Si no incluyo aqui una playa de las miles de Tailandia supongo que alguien me dará un capón asi que para muestra un botón: Ko Tao es un mítico destino de viajeros y turistas y, en especial, un paraiso para aprender a bucear a bajo precio. Mucha puesta de sol, gente joven y guapa y mucha juerguecita para el que quiera. 

Sharm el Sheij, Egipto. Las playas de Sharm el Sheij son la NADA por arriba, puro desierto, y el TODO por abajo, pura película fantástica. El Mar Rojo es dificilmente superable como destino para buceadores. . 

Ifaty, Madagascar. No hay que engañarse y las cosas son lo que vives y con quien lo vives. Es un lugar precioso, de esos de documental y folleto pero, además, en esta playa lo pasamos estupendamente con mi hijo. 

FitzRoy Island, Australia . Uno de los trozos mas bonitos del planeta Tierra. En pocos lugares puedes ver mas vida y naturaleza pateandolo o con unas gafas de snorkeling. O quizás exagero porque este planeta es absolutamente…

MARAVILLOSO. 

Show more
IMG_20191106_183850




ColaboraNews. Amics UNESCO Barcelona. A velocidad de crucero.

Seguimos avanzando a velocidad de crucero en nuestra colaboración con Amics UNESCO Barcelona. 

En la última Junta General de la asociación el pasado 19 de junio me hicieron el honor de nombrarme miembro de la Junta Directiva con la responsabilidad de organizar las exposiciones y Jornadas culturales internacionales en nuestra sede de la c/ Mallorca 207 de Barcelona.

El pasado día 6 de septiembre inauguramos en la sede la exposición de fotografías de Anna Jover «Cinquanta paisos, cinquanta impactas», con fotografías cedidas por Josep Mª Samaranch Kirner, y ya estamos organizando para el próximo día 29 de septiembre una Jornada cultural de India en colaboración con la comunidad Sij. Exposición fotográfica, ponencias y una muestra folclórica y gastronómica. Un viaje divertido e interesante por ese magnífico pais. Os iré informando de las que vamos a preparar para el próximo año. 

Y también hemos renovado la exposición permanente de la muestra de la Colección Alas y Viento, incorporando piezas tan magnificas como el Schuttig Fuchs alemán, el Diablo de Peñon de Baños y el Parachico mejicanos, la China Saqra peruana, el Wampeler austriaco o el Guille belga. Son todas obras de algunos de los más reconocidos maestros mascareros del Mundo (F. Schindler, Eduardo García, Paulino Nangullasmú, Yuri Ordoñez, H. P. Prandstatter, Pourbaix).

A vuestra disposición para visitas. Detrás de esas máscaras hay un montón de cultura centenaria. 




El CAU. Nivia Aramburu Labandera.

Las pequeñas cosas

Nivia es una uruguaya fiel seguidora de alasyviento.com. En un comentario al post «Rusia (y 5) Vladivostok. El kilómetro 9.288» me decia:

Impresionante el relato! Admiro la capacidad de disfrutar de las grandes y pequeñas cosas que el devenir del viaje le depara, pudiendo descubrir lo escencial, en cada lugar, en cada cultura, en la gente…!!

Me hizo pensar y le conteste: 

Muchas gracias. Realmente yo disfruto enormemente de todos los viajes. Viajar es mi hábitat de vida y de crecimiento y escribir me ayuda, no solo a recordar, si no a digerir lo vivido. Es un placer.

Disfrutar de las pequeñas cosas… ¿No es ese el sentido de la vida? Hago lo que hago con pasión, gestionando mi felicidad y mi vida en trincheras de placer cotidiano sin más objetivo que crecer y crecer. Y ahí estoy cómodo.

Encima tengo la enorme suerte de que muchos, como Nivia, me siguen en mis viajes a través del blog y me animan constantemente con sus comentarios dándome munición. Hoy en día, a veces, pienso que no se si viajo por viajar o viajo por escribir. Ya está muy mezclada esta combinación. Lo que si sé es que ambas actividades me hacen feliz y eso es, especialmente, gracias a mis seguidores de todo el Mundo. Si nadie te lee, escribir puede ser desalentador. 

Un montón de gracias. 




Entre paréntesis. Un agosto en la ciudad.

«El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo”.

-Así habló Zaratrusta, Friedrich Nietzsche.

Veo a todo el mundo muy metido en si mismo, opinando y sabiendo de todos los temas habidos y por haber y convencidos de su verdad. Las palabras mas utilizadas ahora no son «si» y «no», son «claro» y «pero» y nadie se entiende con nadie fuera de su circulo más íntimo. Y ni eso.

En cambio, la gente se mueve en manada y a un mismo son. En agosto, son vacaciones, se escuchan los tambores de salida y comienza la diáspora. Yo, para variar, a contracorriente.

La brisa marina está sobrevalorada y a más de 10 metros del mar ya es una leyenda, y el aire de la montaña se enrarece por estas épocas con el polvo que levantan las estampidas humanas así que, para mi, lo lógico es ir a pasar el agosto a la ciudad, ahora una especie de Parque de Walt Disney minutos después de sonar una alarma antiaérea. 

Aquí, ahora, los semáforos son poco más que lucecitas decorativas, restaurantes vacíos y encantados de conocerte, periódicos y telediarios sin noticias que tergiversar, museos muertos de soledad para visitar con el silencio compañero, calles, terrazas como oasis remotos y abandonados, plazas y avenidas, libres incluso de patinetes y demás artilugios asesinos que invitan a pasearlas con calma…

La prisa ha huido, el ruido retumba por su ausencia, el stress ha dimitido, el tráfico no da señales de vida, los pájaros cantan y las nubes tienen permiso indefinido, 

Los 4 turistas extranjeros que hay por aquí están encantados de la vida, y yo no te digo. El Paraíso. 

Y es que en el Paraíso es cierto que hay bellezas naturales e incluso artificiales por un tubo, pero lo básico y esencial es que se trata de un privilegio por lo que, tradicional y textualmente, sólo lo disfrutan Adan, Eva y la serpiente. Si en ese Paraíso se hace una buena estrategia de marketing y se le da una buena cobertura mediática, se convierte en un infierno masificado donde, te quieras enterar o no, hay muchas más desventajas que ventajas. Sí, sí, lo admito: en cualquier paraíso yo soy siempre la serpiente. 

Parece un fenómeno extraño que la gente se mueva en masa. O por lo menos a mi me lo parece y me pregunto el por qué de esa obvia e indiscutible tendencia sin la menor esperanza de acertar en la respuesta.

Dicen que es difícil conciliar trabajo, familia, vacaciones… Si Si (emperatriz). Ya Ya (abuela). Quizás. Es difícil saber diferenciar el argumento de la excusa y, desde luego, es mas fácil tirar anclas que izar velas. 

También quizás… ¿Soledad? ¿Miedo? No sé yo por qué ni a qué. 

No sé exactamente lo que es estar solo. Por mas «solo» que camino siempre estoy conmigo mismo y con un montón de pasado y presente o, lo que es lo mismo, no hay manera de separarme de mi. Y, personalmente, no me llevo mal conmigo. ¡Son ya muchos años juntos! No hay pasión pero sí comprensión y cariño. Me conozco suficientemente como para no tener conflictos internos y vivir a gusto de mis todos yo. 

Y miedo, pues que quieres que te diga… A mi me da miedo perder el tiempo en colas y relaciones vacías de contenido, en atracciones más artificiales que extraordinarias y en actividades pasivas de ocio que no aportan absolutamente nada bueno ni física ni psíquicamente.  

¿Quizás miedo al aburrimiento? Hace muchos años leí un articulo de Quim Monzó que sostenía que la actual crisis de verdaderas vocaciones entre la juventud derivaba de la manía de hacer que los niños, constantemente, estén ocupados en actividades extra escolares que llenen su ocio. Al tener todo su tiempo ocupado externamente, nada se mueve desde su interior. 

Y decía Pablo Picasso “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”. Yo deseo lo contrario: que la inspiración me pille con tiempo para desarrollarla y no viendo un partido de futbol, pegándome con otros 1.000 congéneres por un lugar en la playa o una mesa en un restaurante, o esperando turno para subir a un artilugio de feria más o menos excitante. La inspiración es hija de la calma y el silencio y amiga del aburrimiento. Si puedo elegir, que cualquier buena idea me encuentre sin distracciones ni obligaciones y, a poder ser, solo. Podría parecer que soy un solitario y, la verdad, creo que no sólo lo parece pero, desde luego, para pensar y crear, como supongo para rezar con devoción, mejor en silencio. 

A mi, el no estar dentro del pelotón, me ofrece una perspectiva de la carrera que me satisface. No digo ni mejor ni peor que otras, eso no me compete calificarlo a mi, pero me satisface y, por tanto, hoy por hoy, 15 de Agosto de un año de pandemia, quizás, solo quizás, mi hábitat ideal podría ser, simple y llanamente… un agosto en la ciudad




Entre paréntesis. Con los sueños congelados.

Todo sigue igual. O peor, porque ahora vamos por la ¡¡quinta!! ola de coronavirus y, con ella, nuevas restricciones. Esta vez me ha «tocado» porque parecía que íbamos saliendo del túnel a velocidad de crucero y… ¡otro porrazo! El morro contra la pared. Mismo animal, misma piedra. 

Evidentemente, yo sigo varado en tierra, en un entre parentesis sin fin que golpea las meninges y la moral como un martillo pilón. Cada vez que releo un post de mi blog me entran todos los males y me da un vuelco el estómago. ¡Tantas aventuras! ¡Tanto vivir!… Todo parado, cancelado sin fecha de reanudación.Y lo que te rondaré morena. La ruleta ya gira sin posibilidad de apostar. «Rien ne va plus». Espera a la próxima jugada. 

¿Proyectos de viaje? Si. Me voy ahora a Extremadura, quizás también a Navarra, y quizás también a Teruel, y quizás a Andorra. Y, más quizás, en Noviembre a México y entonces ya sigo mi Vuelta al Mundo… No sé. Todo es tremendamente incierto. Cada vez que hago una previsión viene otra ola y me da un revolcón. Ya no me creo. 

El otro día vinieron a conocer la Muestra permanente de mi colección Alas y Viento de Máscaras del Mundo, en Amics UNESCO Barcelona, la profesora y alumnos de arqueología de la escuela de restauración ECORE. Gente de cultura y arte felices de conocer la colección. Me hicieron muchas preguntas, me obligaron a recordar y pasamos un buen rato comentando vivencias y experiencias de viajes. Fue un encuentro agradable pero, entre explicación y explicación yo me preguntaba a mi mismo: ¿cuándo podré volver a vivir como vivía? Libre y nómada, sin pasado ni futuro, sin rutina alguna, viviendo al dia sin más proyectos que ir hacia delante, sin mas objetivo que crecer y conocer.. . La respuesta no está en el viento ni, mucho menos, en mis alas. No sé si no me encuentro bien o no me siento bien. No se si me encuentro y no se si me siento. 

En estos meses de pandemia, desde que llegue a casa, ya cerradas las fronteras el 16 de marzo del 2.019, hace hoy casi 500 días (¡Madre mía!), a través de esa colección de máscaras he vivido magníficas experiencias, he conocido a muchísimas personas interesantes, estoy inmerso en un montón de proyectos que me apetecen y me ilusionan pero… 

Mi carga es la misma que mi motivación: tengo mucho más pasado que futuro. Es obvio que, en un buen caso, frente al medio millón de horas ya vividas, me quedan entre 100.000 y 125.000 horas más de las cuales unas 30.000 deberé dormir. ¿Quizás 150.000 horas? Lo veo poco, por lo que ese pensamiento me motiva extraordinariamente y mantiene instalado en mi culo un cohete de motivación pero, también, las prisas me pesan como una losa y me llevan a una especie de… ¿Ansiedad? ¿Flojera? Tic, tac, tic, tac… La voz del tiempo es como el sonido de las uñas en la pizarra o de un tenedor rascando un plato. Angustioso. 

Quizás es que los humanos no pedimos solo ser felices si no que exigimos euforia, plenitud, la plenitud que yo sólo siento viajando. Y es que viajar es, era, para algunos, el sentido de la vida. Un viajero es un viajero. 

¡Qué se le va a hacer! Creo que nos queda todavía un montón de tiempo para acabar con «ESTO» y hay que acostumbrarse. No se. No quiero pensar que no acabaré mi Vuelta al Mundo. Solo me queda America Central, EE. UU, Canadá y volver por Islandia y Noruega hasta llegar a casa. «Solo». Y todavía entonces me faltarán un montón de países por conocer que me he saltado olímpicamente. 

Creo que lo que estamos soportando todos y cada uno de nosotros con esta pandemia es durete. A veces ni nos damos cuenta pero se ve y se nota. 

Este post no es una queja si no que lo escribo por si a alguien le va bien sentirse acompañado. Nos están sacudiendo a todos. Si algo así os pasa a veces, si alguien se siente vapuleado, a lo peor es consuelo de tontos pero, para que lo sepáis: no estáis solos. Ahora no queda otra que recordar y esperar. Fuerza y prudencia. Ahí estamos todos… 

… con los sueños congelados. 




El Cau. Irma Stipanovich.

Leer… Ver… Viajar

Con ocasión de mi video anual de Felicitación de Navidad, recibí un comentario de Irma Stipanovich que decía:

«Te seguiré… recién te descubro..tus relatos se ven. Gracias!» 

¡Ostras! ¡Qué subidón me ha dado! Alguien piensa que he conseguido hacer «ver» escribiendo y eso… Jolin, eso es mucho. Ya se sabe que dicen que «Una imagen vale más que mil palabras» . Y esa frase que a mi me parece errónea y nociva, porque atenta contra nuestra querida y respetada Literatura, queda «grogui» en un solo comentario de Irma. 

¡Pues no he viajado yo con Salgari, con Verne, con Vázquez Figueroa, con Perez-Reverte y con tantos otros! 

Quizás algunos no sepan ver cuando leen, seguro que muchos no sabemos siempre hacer ver escribiendo pero, no sólo no es esencialmente verdad que una imagen vale más que mil palabras, si no que hay palabras que valen más que mil imágenes y hay imágenes que mienten más que 1 millón de palabras. Al fin y al cabo, en realidad, ni siquiera lo más importante de una imagen es lo que «ves», sino lo que te «dice». 

No hay que dejarse engañar, leer abre la mente y le da una senda para, textualmente, «ver» lugares inexplorados de la realidad del escritor y de la imaginación del lector. E incluso, en algunos casos, la viceversa. Y a veces, no sólo «ves» lo que lees si no que incluso lo «vives». La relación e interacción de un lector con sus lectores es MÁGICA. Por eso es para mí tan importante esta sección de El Cau. 

Muchas gracias Irma y muchas gracias a todos.  




Cajón de sastre. Cocinitas confinadas (y III)

COCINITAS CONFINADAS (y III) 

Pues otra vez confinado. Me ha pillado el bicho o, por lo menos, su onda expansiva. He tenido «contacto estrecho» con un positivo y, como consecuencia, la sentencia médica es inapelable: 10 días de prisión menor. 

La verdad es que el tal contacto no ha sido tan estrecho pues sólo hemos comido juntos, pero 3 de los 4 comensales ya han pillado y sólo quedó yo por positivar. Y mientras espero acontecimientos, mató la inquietud cocinando y diseñando la carta de otoño-invierno de mis Cocinitas confinadas. Es pues la tercera y última entrega de esta aventurilla seudo gastronómica que empezó al mismo tiempo que la puñetera pandemia. 

Tras arduos y sesudos experimentos en mi solitaria cocina, la carta de otoño-invierno en cuestión ha quedado asi:

Las fotos, al final. 

Carta de otoño-invierno

Entretenimientos

«Surtidos de aperitivos VERMUT»

Primeros

  • «MEZCOLANZA GOURMET»
  • «Insalata MEDITERRA con un huevo del chef» 
  • «Pedregada guisantesca a l’hort» 
  • «Tortilla PUTANESCA» 
  • Tortilla «CARMEN AMAYA»
  • «Ensaladilla ME QUIERO, ME ADORO Y ME COMPRO UN LORO» 
  • «Guacamole 4 ESTACIONES»
  • «Spaguetti E VERA LA MELANCOLÍA, Peraux, il gato de Don Anselmo si a fregatto la gata mía!»
  • Penne a la fresca
  • «Rosa de parmentier a la riojana»
  • «Empedrat de atún Y UN HUEVO DE GALLINA»

Segundos

  • «Merluza sobre fondo de coral de hortalizas, sus moluscos y alga de bulbo»
  • «Rape a la BELGA» 
  • «PAREJA DE CIGALAS PE(S)CADORAS con bacalao y deconstrucción de sofrito»
  • Lomo de merluzo a la espalda sobre tálamo de escalibada a la sartén y una gamba langostinera que pasaba por ahí.
  • Arros de CONVIDATS»
  • «Ave retozando en campo de calabacínes bajo estrella fugaz»
  • «Hamburguesa catalana» 
  • «Petit entrecot avec garnison de saison» 
  • Una chica catalana y 200 vírgenes.
  • «DEMI FROID y DEMI CHAUD» de garbanzos.

 Postres

  • Cyrano de Bergerac de Filipinos y PA de Pessic
  • Brunyols

 

Vinos

El de la maison

 

Sí, es obvio que no tengo ni puñetera idea de «nouvelle cuisine», pero a morro con los nombres no me gana nadie aunque, algunos supuestos chefs, lo intentan con considerable éxito en cuanto a voluminosidad de hocico. 

Salud

Show more
20210403_152321-COLLAGE
Show more
IMG_20210328_214129
Show more
IMG_20210122_144033
Show more
IMG_20210122_144022
Show more
IMG_20210311_213402
Show more
IMG_20210403_152546
Show more
IMG_20210326_212130
Show more
IMG_20201230_150241
Show more
IMG_20210220_145341
Show more
IMG_20210502_145251
Show more
IMG_20201227_203617
Show more
IMG_20210402_144553
Show more
IMG_20210225_143929
Show more
IMG_20210120_144917
Show more
IMG_20210331_145621
Show more
image
Show more
IMG_20201212_160811
Show more
IMG_20210324_150849
Show more
IMG_20210309_214550
Show more
IMG_20201211_151048
Show more
IMG_20210501_144729
Show more
IMG_20210329_145552
Show more
IMG_20210331_151739
Show more
IMG_20210421_215106




A mi gusto. Lo mejor de lo mejor del Mundo en bebidas

No sólo del comer vive el hombre. Ni la mujer, claro.

Para mí gusto, lo mejor de lo mejor del Mundo para refrescar el gaznate podría ir por esta lista:

1.- Café vietnamita

2.- Vinos Valbuena Vega Sicilia. Vino tinto Ribera del Duero, España.

3.- Pisco Sour peruano. 

4.- Margarita mejicano

5.- Waltraud. Vino blanco riesling catalán.

6.- Cerveza Brahma brasileña

7.- Caipirinha brasileña

8.- Cuba libre cubano

9.- Mojito cubano 

10.- Guinja portugués

Sí, soy consciente que no he puesto ningún té en la lista. No me gusta. Lo siento. Y si, soy consciente que, salvo el café vietnamita, todos los demás bebercios citados llevan alcohol. Cada uno es como es. Poner que me gusta el agua de Lanjarón sería mentira cochina. 

Otro si digo: el mojito dicen que es cubano pero en mi pueblo, Begur, supongo por su tradición Indiana, los hacen buenísimos.

Y una mención honorífica para los amantes de los chupitos afrutados digestivos de después de comer: Agüita de Puerco, un macerado de moras que produce en Pillaro, Ecuador, mi amigo Italo Espín.




Cajón de sastre. El coleccionista de máscaras (Miedos).

Sobra tiempo. Es lo que tiene esto de la pandemia y los confinamientos. Deambulas por casa, ordenas recuerdos, rebuscas en los cajones y vas encontrando huellas del pasado.

Hoy he encontrado un libro que escribí hace más de 20 años, en el 1.999: Cartas a Mª del Mar (Las cuatro fases de la luna). Era una mezcla de novela, recopilación capitular y cuentos, un patch de estilos que nunca me he atrevido a intentar publicar.

No tiene nada que ver con viajes, o casi nada, pero sí con alas y vuelos así que, ya que tengo en el blog esta sección de «Cajón de sastre», tan temáticamente mestiza y caótica, transcribo aquí un trocito de ese libro, uno de los cuentos con los que empiezan los capítulos:

 

EL COLECCIONISTA DE MÁSCARAS (Miedos) 

David coleccionaba máscaras, máscaras… y quizás algo más, aunque sólo parecía una de esas colecciones raras. Sus máscaras eran de todo tipo, y formaban su propio mundo callado. Todas sin ojos, sólo agujeros para observar sin ser observado. Había reunido muchísimas y se habían convertido en una verdadera pasión. 

Constantemente se sorprendía mirándolas fijo, como si a él sí le hablarán, y la afición se iba convirtiendo en obsesión. Las estudiaba, las catalogaba y viajaba buscando nuevos ejemplares de los que había oído hablar. Se sentía muy cerca de ellas, de su impasible y sencillo estar, sin frío ni calor, sin amor ni desamor, sin éxito ni fracaso, sin ser… nada, simplemente estar. 

Tenía la máscara de Casanova, una misteriosa «larva» veneciana, un viejo de coro griego, un duende y muchos animales, desde el Jaguar hasta la rana. También un triste mimo, dioses, una calavera, la muerte, el viento, la luna, el sol, el día. Y también, era su preferida, un jocker con un sombrero tintineante de cascabeles y sonrisa peligrosa, que no se sabía si era pura maldad o simplemente reía. 

                      **************

Llegó un momento en que David pensó en su vida y se planteó si realmente era una casualidad esta pasión. 

¿Tu has elegido o te ha elegido a ti esta colección? Tu eres, tu tienes muchas, muchas caras, ya es curiosa tanta casualidad, y las casualidades son raras»

«¿Les pones nombres o son sus verdaderos nombres? ¿Escribes sus historias o son sus historias? ¿Les gustan o quieren sus vidas propias? ¿O son tus mismas vidas? Un hombre que tiene dentro muchos nombres.» 

Se decía 

«En la colección hay pocas mujeres, incluso has escogido una luna masculina. Es verdad que tienes alguna máscara femenina. Quizás te recuerda alguien o alguna cualidad de mujer que también tu tienes o en algún momento tenías,o quizás es o representa alguien a quien quieres o querías.»

El coleccionista sabía que era un hombre complicado. Su vida era una compañía de teatro con un repertorio muy variado. Hoy niño, mañana viejo, vital o cansado, nervioso o tranquilo, en épocas triste, en otras un despreocupado animador, de vez en cuando astuto, también confiado y, a veces, hasta ido. Según cuándo, como y por quién, vividor, mal bicho o solitario retraído. 

¿De qué dependía? ¿Cuándo «tocaba»? ¿Quién decidía? 

De pronto se sentía como el borgiano vengador «Capitán de los Espejos», o como un terrible dios maldito a quien todos querían tener lejos. Pero en otros momentos era como un duendecillo que quería vivir y vivir tranquilo, o incluso el enmascarado ángel de la bondad, repartiendo el bien sin buscar premio y con el mayor sigilo. 

                     *************

Se sentía poco identificado con los humanos y más con los animales y otros seres. Quería saltar como le diera la gana, como una rana, sin otros derechos ni deberes y le gustaría volar libre, como el ave fénix, o incluso matar como el Jaguar, pero sólo para comer o defenderse. 

Tenía la impresión de que, a los demás, el cada día les interesaba más y les preocupaba menos. A él, ni él ni los demás le había interesado ni preocupado nunca. 

A veces pensaba que era como una reencarnación de los personajes que cada máscara representaba, algo así como una mezcla ordenada de lo que a cada una de ellas le gustaba. Quizás un monstruo, un asocial socializado en un disparatado carnaval. 

Más o menos cogía la personalidad que en cada momento de su vida quería. Pero dudaba

«He hecho lo que quería o alguien me dirigía» 

Y, aún así, desde luego su vida era muy intensa y variada lo cual parece una gran suerte, quizás demasiada. Evidentemente, esa intensidad comportaba problemas; la gente no entendía por qué no vivía como el resto de la manada. 

Observaba acciones y reacciones con el tacto, olfato, oído, gusto o sólo con la vista, pero siempre apurando las copas, experimentando, sintiendo, pensando, buscando algo interesante, siguiendo la más mínima huella o pista. Y le daba la impresión de que, no sabía porqué, le gustaba hacer siempre lo más difícil y, además, hacerlo sólo durante una época, durante un rato. Dejaba apagar el fuego para poder reavivarlo, gastaba lo que no tenía para después ganarlo y regatea a hasta lo que le parecía barato

                     ***********

Una noche, tras la última carnavalada, en su casa de la playa David se preguntaba: 

¿Cuáles eran los cuentos, las carnavaladas?

¿Esta última vida, la de antes, la de después o todas ellas? 

No sabía ya quién era ni qué quería ser; tenía que pensar, relajarse, decidir… 

Naturalmente, en su casa todas las paredes  estaban llenas de máscaras. El las miraba y ellas le observaban y empezó a sentir miedo, como la impresión de que le estaban tirando sus redes. Estaba sorprendido, aturdido:

¿Cómo puede darme miedo mi casa, mi playa, la que siempre ha sido mi guarida?

Y se volvía a preguntar, sintiendo clavadas las vacías miradas de las máscaras, si él las había elegido a ellas o ellas a él, si eran ellas quienes dirigían su vida. 

De ver y ser tantos, David ya no era nada, ya no tenía ni mente, ni cuerpo, ni cara. Quizás era ya «sólo» una máscara. Tenía que elegir, con la compañía del fuego, que piezas sobraban o faltaban en el puzzle para volver a ser alguien. Pero seguía teniendo miedo. 

«Quizás ahora te eligen las máscaras otra existencia que, al final y como siempre, te causa sabor a nada: un principio, un mientras tanto, una tristeza y, después, te tocará ser ¿quién? » 

Miró fuera. Mala noche, buena noche, con luz y sonido de tormenta rabiosa mal contenida por el viento. 

               *********************

Y en ese momento, ya la 1 de la madrugada, se fué la luz en todo el pueblo. David salió a la terraza como empujado y vió un espectáculo increíble. El cielo lleno de estrellas, como un enorme árbol de Navidad, y una luna llena y luminosa que le mantenía quieto a pesar del frío y el viento. Los rayos golpeaban agresivos la frente del horizonte iluminando porciones heridas de mar. Había algo extraño, ilógico, de mezcla antinatural. Sólo se le ocurrió pensar en qué pediría si viera una estrella fugaz, en cuáles eran sus ilusiones. Y lo tuvo claro, no pediría nada. Creyó incluso que había visto dos pero, a lo peor, a lo mejor, eran sólo imaginaciones. 

El pueblo no se veía, sólo la forma oscura de las montañas y las copas de los árboles; y el mar en erupción, con una fuerza terrible, no dura sino persistente, ola a ola volcando un largo baño de lava blanco azulada en la orilla. 

Entonces la vió. Planeando, jugando en el aire volaba sin dirección determinada. Plumas, alas, pico, ojos; belleza, libertad, amor, sorpresa… 

David sintió sin dimensión tiempo toda la gama de sensaciones y sentimientos: paz, tristeza, rabia, envidia, alegría, celos, angustia, ternura… Fuego lento… Amor… Calor… Amor… Dolor… 

Cuando pudo desengancharse, entró corriendo y se sentó junto a la chimenea. Ya no quería vivir más con sus dudas y miedos y se decidió:

«Quiero volar con ella. Ahora sabré quien elige y dirige mi vida de verdad porque no voy a ponerme ninguna máscara. Ahora soy yo» 

Miró el fuego por última vez, salió de casa, subió por un acantilado y, para él, el mundo calló. Ella seguía allí, apuesta de vida suspendida en el cielo. Tiró una a una sus máscaras, abrió los brazos mirando delante, con su propia cara, tomó impulso y se lanzó…»




MÁSCARAS DEL MUNDO (84) Mwana Pwo.

Mwana Pwo

Autor: anónimo

Material: madera, fibras, cuentas y pigmentos

Finales siglo XX, República Democrática del Congo (África) 

 

Las etnias africanas están en muchas ocasiones desperdigadas por varios países. Las fronteras son cosa de la modernidad colonialista y, antes, los imperios movían sus límites a golpe de migraciones obligadas por el clima, la necesidades de pastos y cultivos y, como no, el empuje de otros pueblos conquistadores. 

África es un conglomerado de razas y lenguas que la Europa imperial del siglo XIX se repartió y encerró en el marco de unas fronteras artificiales sin tener en cuenta razones naturales ya fuesen étnicas, geográficas, lingüísticas o, simplemente, económicas.

Los miembros de la etnia Chokwe, a la que pertenece esta máscara, habitan actualmente en Angola, República Democrática del Congo y Zambia. 

La mayor parte de las máscaras que constituyen la Colección Alas y Viento han sido adquiridas en sus lugares de origen para asegurar su autenticidad, pero esta pieza proviene de un trueque y, para asegurar esa autenticidad, su procedencia y significado han sido estudiados pormenorizadamente. Es una máscara Mwana Pwo, que viene a significar niña o mujer joven, y representa un ancestro femenino aunque siempre es usada por un bailarín. 

Los dibujos grabados en la máscara son gráficos que realzaban estéticamente la belleza de la mujer en generaciones pasadas y eran signos de identidad étnica. El cruciforme central de la frente se interpreta como un cosmograma. Se desconoce el significado y utilidad de las escarificaciones alrededor de los ojos pero, usualmente, en este tipo de máscaras hay marcas en cada mejilla que se describen como un disco solar unido por lágrimas y la expresión de la cara suele ser triste. Son máscaras que se usan a menudo en celebraciones que marcan la iniciación a la edad adulta y ello también marca la disolución de los lazos de intimidad entre madres e hijos. El motivo de lágrimas alude al orgullo y la tristeza que representa ese evento para las mujeres Chokwe.

Show more
IMG_20210417_195229
Show more
IMG_20210417_195329




MASCARAS DEL MUNDO (83). Chamán.

CHAMÁN

AUTOR: Ezequiel Rojas

MATERIAL: Madera natural de balsa y pintura acrílica. 

2.018 Costa Rica (América) 

 

Un chamán es un personaje que se dice dispone de un poder sobrenatural que le permite contactar con espíritus, curar enfermedades físicas y mentales, predecir el futuro, producir lluvias, etc. Entre médico, mago, médium y hechicero, es una figura de ámbito pancultural ya que aparece en la historia de etnias en todo el Mundo y protege al pueblo de espíritus malignos. 

Esta pieza puede representar a Cuasran, algo así como un mitológico chamán de la etnia boruca de Costa Rica. Según la leyenda , Cuasrán habita en un monte llamado Cerro Volcán, cerca de la comunidad de Boruca, en el cantón de Buenos Aires de la provincia de Puntarenas. Los boruca cuentan que Cuasrán fue un líder indígena que, en la época de la conquista de Costa Rica por los españoles, no quiso que su pueblo fuera bautizado a la nueva religión de los conquistadores, razón por la cual escapó con su familia y sus animales, y se ocultó en ese monte. Con el tiempo, la figura de Cuasrán se convirtió en la de un personaje todopoderoso al cual el pueblo boruca, aún en la actualidad, venera como su protector. Para los borucas, la montaña y la región natural que la rodea son sitios sagrados.

Está es una máscara jugada en la fiesta de los diablitos borucas resultando, al final del ritual, una máscara mágica según la tradición de esta etnia.

Show more
IMG_20210417_104451




MASCARAS DEL MUNDO (82) Demonio balinés. .

DEMONIO BALINÉS

Autor: anónimo

Material. Madera

2.008, Bali, Indonesia (Asia) 

 

Las leyendas balinesas y, en consecuencia, sus danzas y espectáculos dramáticos, están llenas de todo tipo de demonios. En realidad, de acuerdo con las creencias del hinduismo balinés, la bondad y la maldad están en todas las cosas. Es el equivalente a nuestra cara y cruz de todas las situaciones. Por ello, los demonios balineses no siempre son esencialmente «malos» sino que pueden ser fuerzas positivas que reaccionan de forma irracional. Desde luego pueden convertirse en negativos y destructivos si no se les reconoce y aplaca pero incluso, en ocasiones, tienen el poder de intermediar entre humanos y dioses. En muchas obras teatrales, los demonios tiene más un papel cómico y travieso que malvado y terrorífico. 

Cada maestro mascarero interpreta esos demonios siguiendo unos rasgos, colores y simbolizaciones tradicionales con toques personales que complican más la identificación de cada personaje concreto.

Está pieza tiene una buena cantidad de esos símbolos tradicionales. Su apariencia está basada en un legendario demonio incestuoso. Los ojos profundos, frente baja y cejas doradas y tupidas le dan una mirada simiesca mientras que la nariz, redondeada y bien proporcionada, las mejillas y las arrugas pintadas en las comisuras de los ojos, sugieren, según quien observa y cómo actúa, una disposición alegre o fiera. Sus grandes dientes, resaltados por labios rojo-sangre, demuestran su poder y su negrura simboliza ascendencia India y oscuros instintos, pasiones y deseos. En cuanto a los colmillos, largos y curvados, representan la naturaleza indómita y desenfrenada de alguien impulsado a perseguir necesidades insaciables

Show more
IMG_20210418_193308




MASCARAS DEL MUNDO (80 y 81). Sabios.

SABIOS

AUTOR.- Anónimo

MATERIAL:- Corteza de árbol y madera.

2.000, Ethiolo, País Bassari, Senegal (África)

 

En una gran parte de las culturas tribales africanas, los ancianos tienen, por ser reconocidos como los más sabios de esas sociedades, gran importancia como jefes espirituales, guardianes de la cultura e incluso jueces. Realmente, en las aldeas recónditas del Continente africano es difícil ser y llegar a ser viejo. Y eso que, en esos durísimos lugares, cumplir los 60 años ya es una verdadera proeza o, incluso, desde nuestra perspectiva, un milagro.

En la ceremonia de iniciación bassari, al igual en el Kankurang, el rito iniciático de de las provincias mandingas de Senegal y Gambia, con el que tiene algunas similitudes, tradicionalmente los sabios ancianos son los que eligen a los iniciadores.

Escribo el texto de catalogación de estas piezas en la Navidad del 2.020, en plena pandemia del coronavirus que se ha cebado, trágica y especialmente, en lo que se ha venido a denominar la tercera edad: nuestros viejos, nuestros sabios. En este primer Mundo, de los que han sobrevivido muchos pasarán una Navidad solitaria en Residencias. En los países del tercer Mundo, especialmente en África, su suerte está siendo todavía mucho peor porque, en muchos casos, el hospital más cercano a estos poblados es, para ellos, un lujo casi inalcanzable.

Show more
IMG_20201211_142849
Show more
IMG_20201211_142638




MASCARAS DEL MUNDO (79). Gille.

GUILLE

AUTOR: Jean Luc & Ulrick Pourbaix

MATERIAL:  tejidos de algodón, pinturas y cera. 

2.020, Binche, Bélgica (Europa)

 

El Carnaval de Binche, también declarado por Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad es, junto al de Venecia, el más multitudinario y de los más antiguos de Europa

Se inicia oficialmente el domingo de Carnaval con el desfile de Los Mam’selles, hombres disfrazados de mujer,como atractivo principal.

El momento álgido del Carnaval es el martes de Carnaval, cuando aparecen los legendarios Gilles con sus trajes rojos, amarillos y negros, sombreros de plumas de avestruz, zuecos de madera, campanillas, máscaras de cera y pequeños anteojos recorriendo la ciudad al son de la música de percusión y viento. “El paso de Gille” y el baile de los Gilles en la Plaza Mayor con abundante pirotecnia son momentos de especial apoteosis. 

Los habitantes de Binche están muy orgullosos de su carnaval, con orígenes en la Edad Media, y  preservan con celo las técnicas artesanales asociadas a las máscaras, trajes, accesorios, bailes y músicas tradicionales.

El traje de Gille es exclusivo de los hombres que provienen de familias binchoises y la participación en el Carnaval se rige por reglas muy estrictas que asociaciones como la ADF (de defensa del folclore) se encargan de salvaguardar.

Quizás la mejor y más completa colección de mascaras del Mundo está en el Museo internacional del Carnaval y Mascaras de Binche. Un gozo y un referente.

Show more
IMG_20210216_125312
Show more
IMG_20210216_125330




MASCARAS DEL MUNDO (78). Díablito boruca.

DIABLITO BORUCA

Autor: Ezequiel Rojas

Material.- Madera de balsa y acrílicos

2.018 Costa Rica (América) 

Los Boruca son conocidos por sus artesanías y, especialmente, por sus singulares máscaras pintadas en madera de balsa. Estas máscaras son importantes en la ceremonia del Juego de los diablitos boruca, que se celebra cada año entre el 30 de diciembre y el 2 de enero en la comunidad boruca y, el primer fin de semana de febrero, en la localidad de Rey Curré. La fiesta escenifica la lucha entre el pueblo boruca, los diablitos, y los conquistadores españoles representados por un toro. 

Cuando llegaron a Costa Rica los españoles en el siglo XVI, los boruca fueron de los grupos que más resistencia opusieron a la conquista. Juan Vázquez de Coronado documentó ya en 1.563 la existencia de poblaciones fortificadas, denominadas palenques, además de registrar la fiereza en el combate de los indígenas, incluidas las mujeres que conformaban, dicen, una clase guerrera: las biritecas. Sobre este tema hay informaciones contradictorias por lo que no me atrevería a asegurar, ni mucho menos, si es Historia o es leyenda. 

Se considera que el juego de los diablitos rememora estas luchas. Otros autores consideran que la tradición bien podría ser más antigua, anterior al contacto con los europeos, pero que a la llegada de estos se adicionaron nuevos elementos, como sería el caso del toro, animal desconocido para los pueblos aborígenes prehispánicos. 

Para los borucas, el juego de los diablitos, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de Costa Rica en 2017. representa su lucha del pasado, además de las luchas presentes y futuras que libran frente a la amenaza de su desaparición como etnia. Hoy quedan sólo un par de miles de borucas y el juego de los diablitos da un sentido de identidad comunitaria. 

Está máscara jugada en la fiesta de los diablitos, y, por tanto, cargada de energías místicas para los borucas, ha sido objeto de restauración, siguiendo criterios de intervención mínima, por pequeñas roturas provocadas en juego y viaje.

Show more
IMG_20210401_121638




MASCARAS DEL MUNDO (77). Bassari.

BASSARI

AUTOR: Anónimo

MATERIAL: Corteza de árbol

2.000, Ethiolo, País Bassari, Senegal (Africa)

El País Bassari, al sureste de Senegal, es quizás la zona más recóndita y menos visitada del país. Para llegar hasta allí hay que viajar hasta Kédougou y, a partir de ahí, …

Para hacerse una idea, desconozco como están las cosas allí actualmente pero, recién estrenado el siglo XXI, la guía Trotamundos decía de ese lugar: «Los pueblos bassari Ebarekh y Etiolo solo son accesibles a partir de los puestos de guardia del parque de Dalaba y Oubadji. Para que lo tengáis claro, coger la pista que lleva de Kedougou a Salemata es insensato e imprudente. Barrancos, posibilidad de perderse o de tener una avería…La hemos recorrido por vosotros y no estamos dispuestos a hacerlo otra vez.» Yo también la hice y no me arrepiento en absoluto pero, igualmente, no pienso volverla a hacer.

Muchas veces, el valor de una máscara es inversamente proporcional a la dificultad de conseguirla y, en ese sentido, está pieza tiene un valor incalculable en la colección. No creo que existan muchas máscaras bassari en occidente así que, desde luego, el orgullo de poderla exhibir en la colección Alas y Viento compensa los sinsabores de aquel viaje.

Show more
IMG_20201121_105545_1




MASCARAS DEL MUNDO (75 y 76). Blanco y Rojo.

BLANCO y ROJO

AUTOR: Anónimo

MATERIAL: yeso pintado.

1.991, Beijing, China (Asia)

 

La mitología china, cuya riqueza cultural se explica por el hecho de que taoísmo, confucionismo y creencias tradicionales han convivido, respetándose e influenciándose recíprocamente, tiene casi 4 milenios de antigüedad. Esta riqueza mitológica es una de las fuentes temáticas más utilizadas por el teatro chino en cuya representación, actualmente, ya se utilizan poco las máscaras que han sido sustituidas por el maquillaje, mucho más cómodo para los actores.

Los colores de las máscaras chinas tienen fijado, desde tiempos ancestrales, un sentido muy descriptivo. El rojo lleva implícito un carácter positivo, de prosperidad, inteligencia o heroísmo, y el púrpura representa justicia y refinamiento. El color negro expresa imparcialidad y el azul astucia. Curiosamente, y al contrario de la, igualmente predeterminada, percepción occidental, el verde supone violencia, el amarillo crueldad y, como más alejada de nuestras simbologías, el blanco expresa maldad o hipocresía. Normalmente, el oro y la plata se utilizan cuando el personaje es un dios o demonio.

La gestualidad también tiene un simbolismo y funciones escénicas muy precisas y codificadas, ya conocidas por el público, lo que permite seguir fácilmente la acción de la obra. Por ejemplo, un hombre con una lanza fijada al suelo, inclinado hacia abajo, indican estar en la cima de una montaña, o unas manos temblando son señal de temor o tristeza.

El canto, la música, la danza, las mascaras, el mimo y la vestimenta son características comunes en todo el teatro tradicional chino.

 

Show more
IMG_20201130_162735
Show more
IMG_20201130_162747




MASCARAS DEL MUNDO (74) Pirata.

PIRATA

AUTOR.- Cirque Du Soleil

MATERIAL.- Cuero

2.004, Canadá (América) 

El Cirque du Soleil ha reinventado el circo por un camino que suele llevar al.éxito: volviendo atrás y aplicando técnicas modernas. Hoy es la mayor productora de teatro del mundo. 

Tiene su sede en Montreal, Canadá y, aunque fue fundada en 1984 por Gilles Ste-Croix y Guy Laliberté, tiene su origen una década atrás, cuando Ste-Croix asumió la administración del albergue Le Balcon Vert, en la localidad canadiense Baie-Saint-Paul, un punto de encuentro para jóvenes viajeros interesados en la difusión de actividades culturales y musicales. 

Su primer acierto fue denominar la empresa «Cirque du Soleil» cuando, en realidad, sus espectáculos no se parecen mucho a los circos que se presentaban como tales y se basaban en payasos más o menos originales, algún «equilibrista» y, sobre todo, animales adiestrados que herían sensibilidades y valores modernos. Cirque du Soleil es mucho más cercana al teatro tradicional oriental que al circo propiamente dicho. Mezcla de danza, teatro, música, acrobacias y total ausencia de «números» con animales, fué una apuesta de gran éxito que está ya en los anales de la Historia de la Cultura. 

Entiendo tiene siempre una inspiración en la Edad Media, en mitos y cuentos y, sobre todo, en espectáculos tradicionales de Oriente, desde China a India y de Japón a Nepal, ideas a las que se ha dotado de medios modernos de empresa, mecánica, luz y sonido, obteniendo espectacularidad visual y belleza a la vez que una originalidad y multiculturalidad realmente únicas. Antes de la pandemia, las audiencias de estos espectáculos eran de impresión. 

Y en algo así, no podían faltar las mascaras, un valor seguro de sofisticación, misterio y espectáculo.

Show more
IMG_20201210_111350




MASCARAS DEL MUNDO (73). Bursche.

BURSCHE

AUTOR:  Fabian Hage

MATERIAL: madera (pino de Weymouth)

2.017, Isny Im Allgaü, Alemania (Europa)

 

En algúnos pueblos bávaros de la región de Allgaü, como Grünenbach o Weiler, cerca del lago Constanza y en la frontera con Austria, se celebra el carnaval denominado Fastnet o Fasnet. Se utilizan máscaras de una gran variedad talladas en madera que, dicen, ahuyentan los malos espíritus del invierno y suelen hacer referencia a mitos y leyendas mediavales de la región.

Está pieza, que llaman «BURSCHE», pertenece a la cofradía Narrenznft Burg Hohenegg Grünenbach e. V., y deriva de la leyenda del Castillo de Hohenegg del que hoy sólo quedan unas ruinas. Las heridas del rostro representan las infringidas por el dragón que, según cuenta una leyenda de la Edad Media, protegía el supuesto tesoro del castillo. El mito tiene todos los elementos de una leyenda que se precie: bellas y bondadosa princesas, pueblos sometidos, príncipes aguerridos y, naturalmente, un villano monstruoso.

En un precioso libro  llamado «Allgäuer sagen», algo así como «Allgäu dice… «, definen al Dragón de Hohenegg como «terrible. La enorme boca estaba llena de puntiagudos dientes venenosos y su lengua partida golpeaba su boca como una llama doble. Los ojos del monstruo eran pequeños y angulosos, y quienquiera que los mirara tuvo que congelarse de horror y caer muerto al suelo. Además, tenía una cola de serpiente tremendamente larga, enormes alas de murciélago y cuatro patas de insecto  con garras en forma de sable.»

Veo a los niños alemanes al fuego del hogar escuchando esas leyendas con los ojos como platos…. Y con esos cuentos y ese frío, dicen que los niños bávaros toman su primer trago de schnaps mucho antes de cumplir la primera década de vida. No me extraña.

Show more
IMG_20201112_151757




MASCARAS DEL MUNDO (71 y 72). Mujer y Hombre.

MUJER y HOMBRE

AUTOR: Anónimo

MATERIAL: Papier maché

1.984, Siena, Italia (Europa)

 

Estás son 2 de las primeras piezas de mi colección. Las adquirí en Siena, una impresionante ciudad gótica de la Toscana italiana cuyo centro histórico fué declarado Patrimonio de la Humanidad en 1.995. Aquí la fiesta grande no es el Carnaval si no el Festival del Palio, una dura carrera urbana de caballos con orígenes mediavales pero, tanto en público como en fiestas privadas, y como en toda Italia, las mascaras tienen su lugar.

Nadie me dijo que una de estas piezas era femenina y la otra masculina pero, de alguna forma, ellas se me presentaron así. Quizás los rasgos, quizás los colores…

De hecho, en el mundo de las máscaras y el carnaval, ni el género, ni la raza, ni el color de la piel tiene mucha importancia y es muy común que los hombres se enmascaren de mujeres, los blancos de negros y los occidentales de orientales. Y viceversa. En este mundo de mascaras y disfraces todo es verdad y todo es mentira y, tras una máscara, cada uno es lo que le apetece ser y, a veces, algo más… Al fin y al cabo, el carnaval es eso: apetitos, medias verdades, mentiras completas, seres que no son y realidades que aparecen.

Show more
IMG_20201112_105357
Show more
IMG_20201112_105414




MASCARAS DEL MUNDO (70) Parachico.

PARACHICO

AUTOR:  Paulino Nangullasmú Alegria

MATERIAL: Madera de cedro, pigmentos naturales y minerales, óleos y aceite de chia

2.020, Chiapas de Corzo, Mejico (América)

 

Los Parachicos, danza que forma parte de la «Fiesta Grande» de Chiapas de Corzo, fué declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en el 2.010. Se celebra cada año del 4 al 23 de enero, tiene antecedentes prehispánicos y su representación actual es un sincretismo con la cultura española.

Sobre el origen de los Parachicos hay varias versiones y existen cantos en lengua chiapa que datan de 1.562 que demuestran antecedentes precortesianos. En casi todas la versiones colonialistas aparece doña María Angulo, una española adinerada que fue a Chiapa de Corzo a buscar a un curandero para su hijo enfermo. Una de las leyendas dice que, en agradecimiento por haber encontrado la cura para su hijo en las aguas termales de Cumbujullú, la mujer volvió a Chiapa de Corzo con víveres, tiempo después, cuando se enteró de que el lugar fué azotado por una plaga de langostas y una posterior epidemia. Los lugareños entonces danzaron «para el chico». Sin embargo, la palabra parachico deviene de aquella lengua chiapa, perteneciente a la familia mangue, y significa «júbilo».

La Danza de los Parachicos no es sólo fiesta y, como muchas ceremonias tradicionales mejicanas, está cargada de fervor religioso en ofrenda a Nuestro Señor de Esquipulas, a San Antonio Abad y, en especial, a San Sebastián Mártir.

Los bailarines recorren las calles portando las imágenes santas y visitando lugares de culto. Con máscaras de madera, monteras, sarapes, chales bordados y cintas de colores, los bailarines van tocando unas sonajas de hojalata llamadas “chinchines”. Los dirige un «patrón» que, al ritmo de flauta y  tambores, canta alabanzas a las que los Parachicos responden con aclamaciones en los altares de los santos.

Show more
IMG_20201219_102852




MASCARAS DEL MUNDO (69) Mardi Gras.

MARDÍ GRAS

AUTOR:  Taller Gypsy Renaissance

MATERIAL: cartón, fieltro y lentejuelas.

2.000 aprox, South Playmourh, New York, EE. UU,  (América)

 

Alexis Seepo, viajera empedernida, está creando máscaras, en especial antifaces, desde hace más de 40 años. Y ahora su hija, Jade Popkin, parece que continúa su obra.

En Estados Unidos desconozco que haya tradición mascarera salvo en estados con cultura africana, con origen en la época de la esclavitud, como es el caso de Louisiana. Quizás es en New Orleans donde se celebra el más conocido y espectacular carnaval del país.

La tradición comenzó cuando Luisiana fue colonizada por los franceses y para el año 1743 ya estaba totalmente consolidada.  Mardí GRAS es el nombre del Carnaval que se celebra tanto en Nueva Orleans (Louisiana),  como en Mobile (Alabama) y Mississippi. Se celebra el día anterior al Miércoles de Ceniza. Mardi Gras es propiamente el desfile que tiene lugar el último día, aunque muchas veces, se le asocia con toda la cele ración. El llamado «Martes de grasa» se refiere a que era el último día para disfrutar de los placeres tanto culinarios como carnales antes de la época de abstinencia que marca el inicio de la Cuaresma y Semana Santa.

Show more
IMG_20200914_102049




MASCARAS DEL MUNDO (68) Botarga.

BOTARGA

AUTOR:  Ermenegildo Gil

MATERIAL: madera de nogal

1.995 aprox, Guadalajara. España (Europa)

 

La Botarga es la representación de un diablillo «maléfico» muy característico de las fiestas de Guadalajara.

Hay tantos tipos de Botarga como pueblos de la provincia que celebran este espectáculo cultural tradicional, el más arraigado por esos lares. Con más o menos colorido, con y sin cuernos, más o menos trabajadas pero todas con la misma carga de maldad fiestera que nunca les falta. Cada municipio tiene una Botarga de formas especificas como, en el caso de esta pieza, la del pueblo de Arbarcón, caracterizada por su nariz torcida. Este personaje llama a las puertas de las casas donde sus moradores deben, irremisiblemente, permitir sus travesuras con buen humor ¡Son fiestas!

Las Botargas no tienen origen cierto pero se asocian a ceremonias de fertilidad y prosperidad de épocas prerromanas hundidas, pero no perdidas, en los tiempos de los que queda ya muy poca memoria.

Show more
IMG_20200915_172122




MASCARAS DEL MUNDO (66 Y 67). Bailarines de Java.

BAILARINES DE JAVA  

AUTORES: Anónimos.

MATERIAL: Madera pintada

1.995, Jogyakarta, Isla de Java, Indonesia (ASIA)

 

El baile Topeng es una representación entre danza y teatro en el que personajes enmascarados narran historias, mitos y leyendas sobre reyes, dioses y héroes.

La danza enmascarada en Indonesia es de origen anterior a las influencias budistas pero es con la introducción del hinduismo que las epopeya de la literatura tradicional milenaria empiezan a representarse como danza teatralizada y enmascarada. En esos bailes se mezclan en ocasiones actores maquillados, actores silenciosos con máscara completa  y otros con una «media máscara» con la boca y mandíbulas libres para hablar sin problema.

Existen muchas variedades de este tipo de danza repartidos por todo Indonesia que van desde el drama a la comedia y, desde luego, mezclas varias de ambos. En ellas hay lugares comunes y diferencias de fondo y forma sólo apreciables por especialistas.

Según la tradición de Yogyakarta, su danza se suele centrar en las historias del Ramayana, el Mahabharata y los cuentos Panji, los célebres poemas épicos de la antigua India que han influido incluso en la arquitectura de templos y palacios en buena parte de Asia. Desde luego, animales fantásticos son un motivo repetitivo en el arte tribal indonesio heredado de leyendas a las que estos pueblos son muy aficionados.

Show more
IMG_20200913_161223
Show more
IMG_20210429_125725




MASCARAS DEL MUNDO (64 y 65). Caretos.

Caretos de Podence

AUTORES: Luis Felipe Costa y Sofía Isabel Fernandes

MATERIAL: hojalata (61) y cuero (62)

2.019, Podence (Macedo de Cabaleiros), Portugal (Europa)

 

Los caretos de la aldea de Podence son hombres enmascarados que, en un Carnaval de orígenes ancestrales que mezcla elementos profanos, religiosos y mágicos, corren y saltan, especialmente tras las mujeres, en un cortejo festivo y eufórico con coloridos vestidos haciendo sonar los cencerro que llevan en la cintura.

La UNESCO, que los declaró en diciembre del pasado año 2.019 Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, los vincula a antiquísimos ritos de fertilidad pero no hay constancia demostrada de sus orígenes perdidos en los tiempos. Hoy día desde luego el “Entrudo Chocalheiro” de Podence festeja el fin del invierno pero los ritos que plantea tienen mucho más contenido.

Se les asocia con la figura del “diablo suelto” que representa los excesos y la alegría que se permiten en esta época del año, cuando se acerca la primavera, y es común denominador de muchos Carnavales en el Mundo. En Carnaval “el diablo anda suelto”, sale de su prisión y reinan los excesos. Bebidas alcohólicas, baile y sexo son tan comunes ahora como lo eran hace miles de años, cuando antiguas civilizaciones celebraban la denominada “fiesta de la carne” que, según algunos estudios, se remonta al período grecorromano (siglos IV y III a.C).

También forman parte del grupo carnavalero niños vestidos de Careto, los “facanitos”, que siguen e imitan a los mayores aprendiendo y asegurando la continuidad del “Entrudo Chocalheiro”.

Show more
IMG_20200316_164255
Show more
IMG_20200316_164209




MASCARAS DEL MUNDO (63). Pantalla.

PANTALLA 

AUTOR:  Santiago Martínez Santana

MATERIAL: Papier maché

1.995, Xinzo de Limia, Ourense. España (Europa)

 

Es fácil reconocer que en el oeste, la península ibérica tiene su mayor tradición mascarera y dicen que el carnaval de Xinzo de Limia es el más largo de España. De eso ya se encargan cada año las/los «pantallas», vestidos de blanco, capa roja con cintas de colores y portando máscaras como esta pieza, Las pantallas recorren el pueblo corriendo, bailando y saltando e imponen la Ley carnavalera de fiesta y charanga.

Normalmente se describe esta máscara como una representación diabólica con cuernos acabada en una sola pieza en una especie de casco rígido decorado con motivos astrales, pero el origen de ese carnaval y su máscara protagonista es desconocido. Se habla de raíces en ritos agrícolas y ganaderos prerromanos de purificación e incluso de una relación con el héroe griego Antioco que, dice la leyenda, construyó Antioquia muy cerca de allí, en la Laguna de Antela o Lago Beón. A saber.

La pantalla puede ser un diablillo burlón, un soldado invasor o un visitante extraterrestre. Quizás esa, las infinitas posibilidades de interpretación dependiendo del punto de vista del que la mira, es otra característica intensa y única del arte mascarero y siempre, siempre, complica enormemente pontificar sobre su origen. Evolucionan como la Historia.

Show more
IMG_20200916_115310




MASCARAS DEL MUNDO (61 y 62) Diablos.

DIABLOS (Píllaro) 

AUTORES: Luis Velasco (61), Italo Espín (62). 

MATERIAL: Papel engomado 

2.020, Píllaro, Ecuador (América)

 

La Diablada Pillareña fué declarada Patrimonio Cultural Intangible del Ecuador en diciembre del 2.008.

Aunque tiene su origen en el Día de Los Santos Inocentes se celebra anualmente en esta ciudad ecuatoriana desde el 1 al 6 de Enero. Los esclavos indígenas de la zona que trabajaban las haciendas se ampararon en el diablo como símbolo de rebeldía para, durante al menos algunos días, sacudirse la dominación de los terratenientes de la época colonial y entregarse, amparados por el anonimato, a la fiesta y el desfase. En ese sentido el personaje es todo un símbolo de libertad. 

«La toma de la plaza» es quizás el momento màs importante de la tradición pillareña cuando los Diablos «conquistan» la Plaza Mayor donde se ubican el Ayuntamiento y la iglesia reivindicando así el poder de la comunidad. 

En su origen, las máscaras de la Diablada eran totalmente de papel. En la actualidad se suelen utilizar cuernos y dientes de animales como borrego, vaca, jabalí, perro e incluso alguna especie endémica como el venado. Además de que, con ello, el peso de la máscara dificulta considerablemente la libertad de movimiento, en la Colección Alas y Viento, por razones para nosotros obvias, estamos en contra de la utilización de materiales de origen animal en la artesanía de la máscara. 

La tradición pillareña ha sido transmitida de forma oral de padres a hijos y, hoy en dia, es un espectáculo cultural y turístico de primera magnitud en Ecuador. 

Show more
IMG-20200722-WA0001
Show more
IMG-20200730-WA0003




MASCARAS DEL MUNDO (60) Plen.

PLEN

AUTOR: Anònimo

MATERIAL:  Papel prensado y hierro

2.002, Berga, Catalunya (Europa)

 

La Patum de Berga fué declarada por la UNESCO Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad en el 2.005.

Su origen se remonta a las festividades que acompañaban a las procesiones del Corpus Christi en la Edad Media. 

El Tabal, gran tambor emblemático de la fiesta inicia los festejos y en los días siguientes se desarrollan representaciones teatrales y desfiles de personajes diversos hasta que todos se reúnen para participar en el baile final, el Tirabol.

Esta máscara es un Plen, los personajes más característicos de la Patum. Ataviados con un vestido ignífugo verde y rojo (los colores de la Naturaleza y el fuego), llevan la cara tapada con una máscara de color verde oscuro, la cabeza protegida por un revestimiento de un tipo especial de hierba, y tienen dos cuernos de hierro para sujetar 6 cohetes llamados fuets, Son los encargados de encender la gran esfera infernal en que se convierte la plaza de Sant Pere de Berga durante cada Salt de Plens, el momento más espectacular de la Patum. 

Una vez los Plens se colocan entre la gente, se apagan las luces y se hace el silencio. Se encienden los fuets, empieza la música y durante 10 minutos toda la gente en la plaza gira frenéticamente entre humo y fuego, siempre en sentido contrario a las agujas del reloj, hasta que explotan los cohetes marcando el fin del acto. Es la catarsis colectiva de todo un pueblo en unos momentos apoteósicos y escalofriantes. 

Hacer de Plen de la Patum está sujeto a toda una serie de protocolos no escritos, es un honor e implica asumir la responsabilidad de ser intermediarios entre la divinidad y el ser humano para la entrega del fuego a la comunidad

Show more
IMG_20200319_115239




MASCARAS DEL MUNDO (59) Garabato.

GARABATO

AUTOR: Adelaida Agàmez

MATERIAL: Tela satén

2.019, Barranquilla, Colombia (América)

 

La danza del garabato representa, con ironía y sarcasmo, la lucha entre la la vida y la muerte, símbolos del carnaval en todo el Mundo. El garabato es un pincho de madera que los campesinos colombianos utilizan para desbrozar la maleza y en esta danza el campesino protagonista, con ese utensilio, trata de defender a su gente de la Muerte armada con una enorme guadaña a ritmo de chandé y mientras se recitan versos propios de esta representación nacida en el popular barrio de Rebolo.

Las máscaras representativas de la muerte en forma de calavera son motivos constantes tanto en los carnavales enmascarados como en danzas, ceremonias y representaciones de otras festividades, desde las del Dia de Difuntos en México hasta nuestra Dansa de la Mort de Verges, en el Empordà catalàn. 

Curiosamente, y a pesar de que el origen del garabato está en los esclavos negros de las bananeras que con esta danza se burlaban de sus amos, de su propia desgracia, de los dioses y de la muerte, hoy se dice que pertenece a los clubes sociales de los más ricos, quizás porque los disfraces completos de Garabato son de los más caros del Carnaval.

Show more
IMG_20200319_122128




MÁSCARAS DEL MUNDO (58). Torito.

TORITO

AUTOR: Francisco Padilla

MATERIAL: Papier Maché

2.019, Barranquilla, Colombia (América)

 

El Carnaval de Barranquilla, el segundo carnaval más grande de Latinoamérica, tras el de Río de Janeiro, ha sido declarado por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Su danza más antigua y popular es la Danza del Torito Ribeño.

El culto al toro Apis en el antiguo Egipto se reconoce como la primera ceremonia, fiesta o representación con el toro como actor central. Ya allí, cada año a Apis se le sacaba en procesión para celebrar el renacimiento de la primavera, se le adornaba con cintas de colores y era acompañado por músicos enmascarados y disfrazados. 

Con posterioridad este animal ha sido quizás el que más eventos humanos ha protagonizado, algunas circenses como los juegos y equilibrios de Creta (taurokathapsia), otros sanguinarios como las «corridas» en España y otras festivas y teatrales como la Danza del Torito en el Carnaval de Barranquilla. 

Desde hace más de 140 años, 44 días antes de Semana Santa, Alfonso Fontalvo, el líder de esta tradición, recibe a los 150 integrantes de la comparsa que dan vida a esta danza al ritmo del tambor y la guacharaca.

El Torito Ribeño tiene sus orígenes alrededor del río Magdalena, en tiempos de esclavitud negra y dominio blanco. Hasta no hace mucho, las máscaras de la danza eran todas de madera pero ahora algunas se hacen, como esta pieza, también de papier maché, material mucho más fácil de llevar y manejar danzando. 

Show more
IMG_20200319_121159




MASCARAS DEL MUNDO (56 y 57) Marimondas.

MARIMONDAS

AUTOR: Adelaida Agámez

MATERIAL: Tela satén y tela en lentejuela

2.019, Barranquilla, Colombia (América)

 

En Barranquilla se dice: «No es tanto el disfraz de marimonda si no los brincos que hay que dar». Cuenta la leyenda que esta máscara nació cuando un barranquillero pobre, no pudiendo comprar un disfraz, para no desentonar se vistió con un saco, una corbata y unos pantalones al revés, complementando el atuendo con una careta hecha con un costal a la que abrió tres agujeros. Hoy en día es una de las máscaras más características de Barranquilla quizás porque subraya que el carnaval iguala durante unos días a las clases sociales y que la fiesta es para todos sin ninguna distinción. .

La variedad de tipos de máscaras del carnaval de Barranquilla es apasionante. Algunas son propias de origen y otras importadas de todo el Mundo: Marimondas, coyongos, zopilotes y gallotes, diablos, cabezones…

Se dice que la marimonda es quizás la única máscara auténtica y absolutamente barranquillera por lo que para Barranquilla y su carnaval es todo un símbolo. Es la máscara de la burla y la crítica social. La comparsa Las Marimondas de Barrio Abajo, más de 450 integrantes, montan cada año un espectáculo difícil de definir, muy celebrado por el pueblo y siempre mirado con recelo por la clase política dirigente a la que simboliza la corbata que siempre complementa este disfraz. 

Show more
IMG_20200120_120128-01
Show more
IMG_20200120_120145-01




MASCARAS DEL MUNDO (54 y 55). Devotos de San Benedito.

Devotos de San Benedito

AUTOR: Anónimo

MATERIAL: Malla de alambre y baño de color.

2.009 aprox. Poconé, Mato Grosso, Brasil (América)

 

La Dança dos Mascarados de Poconé se baila especialmente en honor a San Benedito, patrón de este pueblo del Pantanal de Mato Grosso, pero también en otras festividades como la Noche de la Iluminación o en las Fiestas del Divino Espíritu Santo.

Estas piezas representan un hombre y una mujer pero es una danza exclusivamente bailada por hombres, tanto adultos como niños.

Los relatos sobre los inicios de esta mascarada datan de finales del siglo XIX. Parece tiene un origen indígena, concretamente como danza de los indios Bericoponés, pero la Danza dos Mascarados ha recibido muchas influencias. En su formato actual consta de 12 coreografías distintas y mezcla contradanza europea, danza indígena y ritmos africanos. La colorida vestimenta de los intervinientes y los vistosos sombreros desde luego recuerdan a vestuario europeo de época.

Las máscaras tienen la función de concretar lo abstracto y travestir al portador de naturaleza espiritual. En este sentido, Jacob Klintowitz, estudioso de las máscaras brasileñas, dice algo que es aplicable a todas las máscaras del Mundo: “Cuando un hombre se pone la máscara, ropajes y pinturas rituales, abandona su encarnación cotidiana y mortal para ser y representar al espíritu. El hombre se torna símbolo”

NOTA. Estas piezas tienen un valor impagable ya que las máscaras de Poconé no están a la venta y se incluyen en esta colección, únicamente, por la abrumadora hospitalidad de la regidora del Ayuntamiento Doña Rosane Silbene Guia y la generosidad del pueblo de Poconé.

Show more
IMG_20191206_192753
Show more
IMG_20191206_192523
Show more
IMG_20191206_181822




MÁCARAS DEL MUNDO (53). Triangle Colage.

TRIANGLE COLLAGE

AUTOR: Taller Arlequín (?)

MATERIAL: Papier maché

1.988 Peratallada, Girona (Europa)

 

Máscara picasiana. La pintura ha influido evidentemente en la manufactura de máscaras contemporáneas. Sin embargo, también encontramos numerosos ejemplos del caso contrario. El propio Picasso tomó como modelo o, como mínimo, resulto influenciado por una máscara congoleña Mahongwe de principios del siglo pasado en su obra Las demoiselles d’Avignon pintada en una casa de citas de la calle Avinyó de Barcelona. Otros pintores y escultores como Braque y Epstein tienen obras de profundas similitudes con el arte africano primitivo. No es pues de extrañar que estos 3 artistas, y otros, tuvieran importantes colecciones de mascaras y, en general, arte africano tribal.

Mención aparte merecen las máscaras del mejicano German Cueto que recuerdan los trabajos en cartón pintado de Picasso.

Me temo que esta pieza es la representación de una «corrida de toros». Picasso tenía una verdadera obsesión por el toro como símbolo de España. Se adjudica al pintor malagueño una frase que define la tauromaquia como «lo más español, junto a la paella, la misa y el burdel» .

La neura de Picasso por los toros se acentuó con el paso de los años y coleccionó entradas de las corridas a las que asistía, divisas de ganaderías que utilizaba en sus esculturas, y naipes y grabados eróticos taurinos, «en los que el toro o el torero son un órgano sexual, masculino o femenino».

Sin comentarios.

Show more
IMG_20190611_114621




MÁSCARAS DEL MUNDO (51 y 52). Mblo.

MBLO femenino y masculino

AUTOR: Anónimo

MATERIAL: Madera pintada con talla.

Finales siglo XX, Costa de Marfil (África)

 

Estas máscaras fueron adquiridas en un mercado de Mopti, en Mali, pero creo que son originarias de Costa de Marfil. Son máscaras de feminidad y masculinidad de ritos matrimoniales y fiestas populares. Se llaman Mblo porque participan en la danza que lleva este nombre. Se trata de danzas destinadas a festejar a algunas mujeres bonitas y hombres importantes presentes y a quienes se supone representan las máscaras. Si sólo baila la femenina, la mujer homenajeada debe ofrecer algún presente al bailarín que la porta. Este tipo de máscaras, de la etnia Baulé, ofrecen, normalmente, una combinación  de rasgos humanos con algún elemento decorativo animal, normalmente una talla, en el caso de estss piezas, un cisne o un flamenco en la femenina y un búfalo en la masculina.

Costa de Marfil es uno de los países más castigados por guerras y mafias de toda África. Nunca he podido visitarlo. Durante todo lo que llevamos de siglo XXI un conflicto civil desangra el país en el que vive una población de algo más de 20.000.000 de personas. Es rica en diamantes, cacao y corrupción, la esperanza de vida no llega a los 50 años y el 50% de la población es analfabeta. El promedio de hijos por mujer es de 4,43, se calcula que el 7% de la población está infectada con el virus del SIDA y los niños y mujeres esclavos son un verdadero desastre humano…

Show more
IMG_20190523_182831
Show more
IMG_20190523_182841
Show more
IMG_20190523_182904
Show more
IMG_20190523_182910
Show more
IMG_20190523_182922

 




MASCARAS DEL MUNDO (50). Luna azul.

LUNA AZUL

AUTOR: Anónimo

MATERIAL: Papier maché

1.989, Londres, Inglaterra (Europa)

 

Otra luna. Luna azul no es más que el nombre que se da a una segunda luna llena en un mismo mes, algo que se produce cada cierto tiempo, no por intervencion divina o màgica sino por razones matemáticas. Un matemático regalo de la Naturaleza.

Para mi, esta es la luna azul de aquella canción: «Blue moon you saw me standing alone, without a dream in my heart…» Si hace tiempo que no la escuchas…hazlo. A saber donde te lleva. Quizás a un viaje en el tiempo.

De todas formas, esa luna azul inspiradora de lágrimas sonrientes y evocadora de amores perdidos nada tiene que ver con el fenómeno astronómico. En realidad, la luna azul, o blue moon en inglés, ni es triste ni es verdaderamente azul. Mucho se ha especulado sobre el por qué se le llama así sin que haya una respuesta clara. La teoría más extendida es que viene del inglés medieval belewe, que significa «traicionar», y que llevó después a blue, «azul». En origen se habría referido a una luna traicionera, luna de tristezas y melancolías. Aun así, hay personas, familias y pueblos que celebran rituales para pedir y agradecer su influencia. La luna llena siempre se relaciona con la culminación y consumación.

Sea como fuere, la segunda luna llena de un mes o, en su caso, de una estación, no es verdaderamente azul, pero la nuestra sí.

 

Show more
IMG_20190604_183516




MASCARAS DEL MUNDO (49). Antílope.

ANTÍLOPE

AUTOR: Anónimo

MATERIAL: Madera pintada, bogolán y raíces.

Segunda mitad siglo XX, Pais Dogón, Mali (África)

 

Algunas máscaras dogones, además de bailar en ceremonias, son protagonistas de «danzas» teatralizadas. Un ejemplo es la máscara de antílope que se usa en la representación en que un hombre pretende cazar los varios personajes con máscaras de animales que actúan con él. Los persigue, huyen en todas direcciones y se esconden entre los espectadores reunidos en la plaza del poblado. Se dice que un agricultor mató el antílope que devastaba sus campos y le cortó la cabeza. Hecho esto, el hijo del agricultor enfermó y los ancianos de la tonguna aconsejaron hacer una mascara de madera que aprisionara de alguna manera el espíritu del animal para evitar que se paseara por el poblado y vengara su muerte.

Los dogones se encuentran, principalmente, en la zona del desfiladero de Bandiagara en Mali. Sus orígenes, como los de muchas otras culturas antiguas, no están determinados, pero alrededor de 1490 AD, los dogones migraron, por razones desconocidas, a los acantilados de Bandiagara. Hay aproximadamente 700 aldeas Dogon, con un promedio de 400 habitantes .  Los dogones son, por su historia, conocimientos astronómicos y riqueza cultural y artística, quizás el grupo tribal más estudiado y menos comprendido de África.

 

Show more
IMG_20190604_185032
Show more
IMG_20190604_185048




Suiza. Del Mont Blanc a Lausanne. Dos mujeres.

«Unos lloran con lágrimas, otros con pensamientos». Octavio Paz.

Si quiero hablar de Suiza, por más niebla que enturbie mi memoria, tengo que hablar de esquí, y de eso hace ya algunos ayeres… 

Yo estuve casado y me fué bien. Muy bien diría yo. Ella, Rosa, era, y es, una gran mujer y tenemos en común un hijo estupendo. ¿Qué pasó? Pues no sé. Quizás es aquella frase, creo que ya la he citado en algún otro lugar: «Los barcos están más seguros en el puerto pero no fué para eso que se construyeron». Después,  quizás me pasó como a Alejandra Pizarnik: «fué demasiado lejos en la soledad y supo, tuvo que saber, que de allí no se vuelve.» 

De novios habíamos ido a Zermatt, junto al Matterhorn y fué un viaje un tanto hándicapado por razones que ahora no vienen al caso. Quizás otro día. Me apetece más escribir de cuando, estando ya casados, fuimos a bajar esquiando el Mont Blanc. Bien, eso no es estrictamente cierto, porque aunque sí se puede hacer, con un nivel alto de esquí, y el mío solo es correcto, yo no estuve en la cima del Mont Blanc, si no al ladito, en el Valle de Chamonix, bajando una de sus pistas más míticas, L’Aguille du Midi (3.842 metros) que desciende por diversos itinerarios hasta el glaciar de la Vallée Blanche. 

Mi ex mujer es médico, vivíamos en Girona, aunque yo trabajaba en Barcelona, y muchos de nuestros amigos comunes eran sus compañeros de profesión. Así fué como organizamos esa escapada de fin de semana largo con otras 2 parejas de sanitarios. La atención médica, si algo salía mal, la tenía garantizada. 

Típico y coqueto apartamento de madera para 6, encantadores restaurantes con carnes frías, encurtidos y fondue, apabullantes paisajes alpinos nevados y para arriba en teleférico… 

Estoy hablando de hace… más de 25 años (¡¡¡qué horror!!!), así que no recuerdo todos los detalles del descenso pero sé que se trataba de bajar, con las paradas correspondientes, en unas 5 horas. Sí tengo presente que la experiencia de llegar allí, ponerte los esquís con una vista increíble y acongojante a todos los Alpes franceses, suizos e italianos, con el enorme Mont Blanc como quien dice en los morros, es de algo más que cosquillas en el estómago y que los primeros kilómetros fueron un disfrute considerable. Me inquietaba, eso sí, que de vez en cuando, sin señalización alguna, te encontrabas un agujero, grieta o sima, en medio de la pista. Ya nos lo habían advertido y al entrar había instrucciones claras al efecto.

No sé cómo estará ahora el tema pero, en aquel entonces, nos dijeron que no señalizaban esas grietas una a una porque cada noche salian de nuevas sin solución de continuidad y, no dando a basto, tenían la curiosa teoría jurídica de que, al ser accidentes naturales, no intervenir suponía ausencia de responsabilidad mientras que, si lo hacían, no tener una nueva grieta controlada y, por tanto, asegurada, implicaba que, si había un accidente, la estación era directamente responsable de los daños. Así que, en resumen, les importaba un bledo que te partieras una pierna mientras no tuvieran que pagarla. No sé pero, total, se trataba de estar atento y no ir a piñón fijo a toda mecha. 

A medio camino se me rompieron las fijaciones de uno de los esquís y ahí sí que ya se acabó la diversión. El resto del descenso fué un coñazo de 7 horas con continuas caídas y un constante peligro de descalabro. Las agujetas al día siguiente fueron de las de agárrate y no te menees. 

Más tarde dejé el esquí por una lesión, como no, pero volví a Suiza y recuerdo, quiero recordar, un viaje a Lausanne, una ciudad magnífica donde pasé un fin de semana largo en una escapada romántica en tren, esta vez ya separado y sin compromiso. 

Lausanne es una pequeña ciudad de poco más de 100.000 habitantes, construida en 3 colinas a orillas del Lago Lemán y con un desnivel de 500 metros. Es la sede del Comité Olímpico lo cual es cierto que te puede interesar más o menos pero su casco antiguo, con calles y callejuelas empedradas, con restaurantes y comercios elegantes y con personalidad y todo el conjunto presidido por la catedral gótica de Notre Dame es imperdible. Y hablando de comercios… ¡Qué bombonerias! Una gozada. 

Fueron días bonitos, buena conversación y mucho cariño, con largos paseos y una escapada a Montreux donde recalamos un día y una noche en un hotel frente al lago. Ella era una mujer delgada pero muy fuerte, luchadora, con el pelo corto a la francesa tintado de granate, muy empordanesa, vital, independiente y con una sonrisa embriagadora. Fumadora empedernida, eso sí. 

Sin apellidos, aquella amiga se llamaba Cati, otra gran mujer, que falleció, no hace mucho, sin cumplir los 50 años tras una dura batalla de varios años contra el cáncer. Por eso me apetecía mucho escribir ese recuerdo, en su memoria y en el de los muchos que perdieron esa batalla, deseando muchísima fuerza a quienes ahora la están librando. 

Sin ninguna obligación ni compromiso, en épocas con mayor y a otras con menor habitualidad, nuestra relación en uno u otro nivel duró 5 ó 6 años y, después, no supe nada más de ella durante otros tantos hasta que un día me llamó y me dijo lo que le pasaba.  Durante los últimos 6 meses de su vida tuvimos un par de conversaciones tremendas. Supongo que la cercanía de la muerte, sobre todo si es por culpa de una enfermedad larga, con tiempo para asumir y hondo agotamiento, te da una entereza, serenidad o resignación a la que los demás, los afortunados, nunca podemos llegar. Hablamos en sus últimas semanas de anécdotas vividas en común, como este viaje, de valores, de convicciones y de la necesidad de renunciar a la tristeza. Su hija me llamó para darme la noticia. Ella murió, un 18 de julio fuí a su funeral y hoy, como cada vez que me acuerdo de Cati, yo no he sido capaz de mantener mi renuncia. 

En realidad todos estamos viajando. La vida es un viaje hasta quién sabe cuando. Y siempre queda corto. 

Show more
IMG_20210404_174540
Show more
IMG_20210404_174209
Show more
IMG_20210404_174152
Show more
IMG_20210404_174219




Austria. Viena. Lujo y desenfreno.

Si no es para esquiar, preferiblemente en la zona de Innsbruck, o para vivir los increíbles carnavales del Tirol, Austria es Viena. Sí, ya sé, está Salzburg, y su casco antiguo es Patrimonio Cultural de la Humanidad pero, sinceramente, y con todos los respetos, a mi me pareció una ciudad un pelín exagerada en cuanto a Parque de atracciones del insigne Wolfgang Amadeus Mozart y yo, siempre aceptando que para gustos los colores, prefiero Viena, la ciudad, dicen, con mayor nivel de vida del Mundo. 

Si se da la oportunidad un día escribiré en vivo sobre Innsbruck donde me gustaría volver, pero ahora estoy recordando y, recordar por recordar, quiero escribir sobre Viena. 

Fué un lujazo, una parte de mi Luna de Miel, un fin de semana alojados, recién matrimoniados, ni más ni menos que en el Hotel Imperial. Por aquel entonces eso suponía, al cambio, unos 300 euracos al día.

La primera noche nos pusimos guapos, pero guapos de verdad, pantalones anchos y camisa de seda india ella, esmoquin con pajarita y toda la mandanga yo, y nos fuimos a cenar al Cronos. Creo que se llamaba, o se llama, así. Es el restaurante, con un ambiente un tanto decadente de Café vienés, donde se va a cenar, de gala, antes o después de ir a un concierto en la Ópera de Viena. Sí, sí, yo fuí a la Ópera de Viena. No soy mucho de ópera, pero ese era el plan y fué una pasada. «La flauta mágica», de Mozart, naturalmente. Increíble, alucinante y todos los adjetivos que puedas soltar se quedan cortos ante el escenario, la música, la sensación, los sentimientos… Una de esos momentos que quedan grabados en la memoria para siempre. Te has gastado en un día el sueldo de un mes pero lo que has vivido es absolutamente extra ordinario y, a partir de ahí, que te quiten lo bailao y tiempo habrá, si eso, para ahorrar con una sonrisa. Me vengo tan arriba de recordarlo que, a lo peor, hasta pongo una foto de ese día como prueba irrefutable de que yo también he sido elegante, joven, guapo y con el pelo corto. No sé si me atreveré. Quizás no llegue a tanto porque confesarlo ya me da un poco de vergüencilla y si alguien cree que todo esto me lo estoy inventando pues… casi mejor. Es más, decidido: sólo pondré esa foto si tengo 350.000 peticiones del público a quien tanto quiero y a quien tanto debo. Y si me da su permiso mi ex mujer, claro. Hasta entonces, valga una foto de mi DNI de aquella época que basta para asegurarme a mi mismo que lo que estoy escribiendo es algo que viví yo y no otro, y en esta misma vida, porque, a veces, hasta a mí me entran dudas. 

Al día siguiente todo Viena, la ciudad con espíritus tan legendarios como Mozart, Beethoven y Sigmund Freud y, lo primero, pasear por el río, el mítico Danubio, el colmo del romanticismo. Faltaría menos. 

Después, visita de palacios con protagonismo para el Schönbrunn, la residencia de verano de los Habsburgo. A mi eso me cansa, qué quieres que te diga. Los palacios, los que lo habitan o habitaron y lo que significan me da repelús así que nos vamos a probar un tarta Sacher en el bar del no menos mítico Hotel Sacher. Los pasteles, capitaneados por la Sacher y el Apfelstrudel, son otra de las señas de identidad de la ciudad imperial. Con eso y una salchicha en un puesto callejero ha de bastar para distraer el hambre porque hoy toca comer ligero. Algo hay que ahorrar y la cena también será de las sonadas. 

Cerramos la mañana con más música: concierto de los Niños Cantores, quizás el coro más famoso del planeta. Leo que sus más de 500 años de historia no son suficientes para acorazarlos contra el coronavirus y, hoy en día, están luchando por sobrevivir a la crisis que supone para todos la pandemia. Pasar de medio millón de visitantes al año a cuatro gatos los ha puesto al borde de la quiebra. Da miedo pensar qué Mundo quedará tras el maldito bicho cuando podamos cuantificar definitivamente los daños. 

Por la tarde exhibición de la Escuela de Equitación. Hasta hacía entonces relativamente poquitos años, yo había sido, como hobby pero a nivel profesional, domador de caballos españoles en unas caballerizas de La Bisbal d Empordá y, obviamente, no me podía perder este maravilloso espectáculo, el cúlmen de la elegancia caballista. También de origen aristocrático y cortesano, desde el siglo XVIII esta escuela hace exhibiciones de doma clásica en un impresionante escenario barroco donde los caballos lipizanos y sus jinetes muestran sus habilidades como fusionados en un solo ser y en armonía con la siempre presente música clásica. Precioso. 

Y, por fin, temprano, fin de fiesta en el restaurante del Hotel, el Café Imperial, donde, ya con la economía en riesgo máximo, nos sacudimos sendas escalopas vienesas y un strudel a medias. 

Y se acabó. Volviendo a la realidad después de tanto lujo y desenfreno económico me viene a la memoria una frase que, según me contaba, le decía su padre a una querida amiga, Ana, muy proclive ella a darle de bofetadas a la sobriedad en cuanto puede: «Hija, naciste pa rica y se te torció el carro.» 

No sé. La vida es una apuesta de todo a nada. No un «todo o nada» si no un «todo a nada». Tú apuestas por lo que puedes modificar, el «todo’, pero el final siempre es la «nada». Sí o si, mueres con nada. Sólo se vive una vez, aunque,como decía el cachondo de Eduardo Punset, «Que yo me vaya a morir no está probado». 

Show more
IMG_20210404_174910
Show more
IMG_20210404_174939




MASCARAS DEL MUNDO (48). Anciano.

ANCIANO

AUTOR: Juan Carlos Tajes. Centrum Commedia dell’Arte en Masquers

MATERIAL: Papel pintado con cera.

1.993, Amsterdam, Holanda (Europa)

 

Esta es la mascara de un miembro del coro de ancianos de la obra de Aristófenes «Lisistrata» o «La rebelión de las mujeres» escrita en el 400 a. de c., época de Sócrates.

El argumento de «Lisistrata» se basa en la decisión de las mujeres de los pueblos atenienses que, para acabar con la guerra del Peloponeso, acuerdan negarse a hacer el amor con sus maridos hasta que firmen la paz. Un ejemplo de poder femenino, de muchas lecturas, siempre actual por más décadas y siglos que pasen. La moraleja de la obra, o una de ellas, es quizás algo parecido a «De cómo el amor puede acabar con las guerras».

El autor de esta pieza de la colección, Juan Carlos Tajes, es uruguayo afincado en Holanda, discípulo del italiano Donato Sartori (Pádua) y especializado en máscaras teatrales. Este tipo de máscaras no pueden pesar más de 200 gramos a fin de no incomodar a los actores durante las representaciones. En la representación de «Lisistrata» que se utilizó esta máscara, se utilizaron otras 30 de varios tipos. Cadamolde no puede utilizarse para realizar más de10 mascaras iguales. concretamente, de este anciano existían, hace 25 años, 8 copias. Me gustaría saber si, a fecha de hoy, ha sobrevivido alguna otra de sus hermanas.

 

Show more
IMG_20190604_182356
Show more
IMG_20190604_182216




MASCARAS DEL MUNDO (47). Princesa Amarilla.

PRINCESA AMARILLA

AUTOR: Mauricio e Isabel Pérez de Hita

Material: Tejidos, brocados y abalorios.

1.991, Barcelona, España (Europa)

 

Como la Nº 36, esta es otra pieza de la colección inspirada en «El libro de los seres imaginarios» de J.L. Borges. Y es también otra «volto» o máscara cortada (Nº 32 y otras) con «bastone» (Nº 14).

Las máscaras cortadas y los bastone son utilizadas en carnaval pero, sobre todo, en las fiestas privadas elegantes, sean de familias de rancio abolengo (cada vez menos), empresarios (especialmente de moda y hoteleros) o entidades con fines benéficos. Obviamente, todas ellas bajo estricta invitación, pagada o no. Por ejemplo, ‘Il ballo del doge’, la fiesta del Palazzo Pisani Moretta organizada por la diseñadora de trajes de época Antonia Sautter es, desde hace 25 años, una de las citas carnavaleras que nadie importante en Venecia se quiere perder.

Casi todas las fiestas exclusivas del carnaval incluyen una elegante cena, actuaciones y el esperado baile de máscaras, pero no todas tienen el mismo tono. El Hotel Palazzinag varia el tema anualmente, desde el misterio hasta los excesos de Wall Street, mientras el Metropole se introduce en el ambiente del sadomasoquismo y en el Mónaco Grand Canal Hotel apuestan por la locura, signifique eso lo que signifique para cada cual. Sí, es imprescindible una máscara. Es carnaval.

 

 

Show more
IMG_20190523_182233




MASCARAS DEL MUNDO (46). Niña Kumari.

NIÑA KUMARI

AUTOR:Anónimo.

MATERIAL: Estaño pintado

2.006, Bhaktapur, Nepal (Asia)

En casi todas las religiones las diosas existen unicamente en el reino espiritual y se representan en estatuas, pinturas e íconos pero, en Nepal, viven, respiran y toman la forma de niñas a las que se conoce como kumari. 

Durante casi 1.000 años los hindúes y los budistas de todo el valle de Katmandú han adorado a estas jóvenes a las que creen reencarnaciones de la diosa hindú Taleju.

Las niñas diosas, durante su reinado, desde los 3 a los 12 años, reciben educación en el templo en el que se encuentran recluidas aunque pueden recibir la visita diaria de sus padres. Después, son libres y pueden estudiar donde quieran y casarse si lo desean.

La diosa kumari es elegida entre las niñas pre-adolescentes de la comunidad Newari, predominante en el valle de Katmandú, y la familia Shakya. Al ser una creencia de origen budista e hinduista, sacerdotes de ambas religiones y un astrólogo certifican que la virgen seleccionada tiene los 32 lachhins, atributos físicos y psicológicos de Buda. Muchos tienen que ver con rasgos animales, como piernas de ciervo o voz clara como la de un pato. Además deben tener una dentadura perfecta, un historial médico inmaculado, y el pelo y los ojos bien oscuros. También tiene que superar varias pruebas que aseguren su valentía, como velar cabezas de ganado muerto durante una noche. El deber de una kumari es el de proteger a la ciudad.

¿Te gusta? No se. Son SUS creencias. Suyas. Evolucionan muy poco a poco…pero evolucionan.

Show more
IMG_20201226_114938