El Cau: Silvia Teresa Pujol.

0
60

El pasado domingo, mientras estaba en un avituallamiento de la Puja i Baixa, una preciosa marcha que cada año organiza el Club Excursionista Els Perduts por los maravillosos parajes de Begur y, mientras servia agua a los casi 1.500 participantes, una chica se paró delante mio y me dice: «Hola, yo le sigo. Estoy muy contenta de conocerle en persona». ¡Qué gustazo! No hay nada como conocer a la gente que te sigue virtualmente en viaje. No sé su nombre y no pude hablar con ella porque estaba en plena «faena» pero, si lees esto… ¡un besazo! Y gracias.

Al tajo, hoy en El Cau, Silvia Teresa Pujol. 

En «Mexico (5). Guerrero (1ª parte). La miel y la hiel» acababa el post diciendo algo asi como que me había salido un post un pelín demasiado serio y tristón, y Silvia comento:

«Tienes razón. El artículo es bastante tristón. Pintaste una realidad. Conozco México: la capital y la península de Yucatán. El mar de Cancún es transparente y azul. Ver Chichén-Itzá es encontrarte con el pasado maya. Tulum, la única ciudad construida  a orillas del mar. Cozumel e Isla Mujeres son para recorrer y esperar el Domingo pues ese día no paran allí los  cruceros. Sólo mexicanos y pocos turistas. Continuemos el recorrido.»

Yo le contesté:

«Silvia Teresa Pujol me lo temía 😔. Normalmente me salen mas divertidos pero en los viajes, como en la vida, hay momentos de todo y, por tanto, en mis relatos también tiene lógica que a veces se me tuerza la pluma. Lo único que quizás podría argumentar, teniendo en cuenta que sólo escribo mis apreciaciones viajeras y sin querer ninguna exclusividad sobre la verdad, es que, como dice la letra de una canción de Joan Manel Serrat: «No es triste la verdad, lo que no tiene es remedio» 😊»

Pues eso, que yo siempre intento hacer articulitos positivos y amenos pero, sobre todo, reales y, a veces, lo que ves viajando hace que se te caiga el alma a los pies. Guerras, violencia, miseria, desigualdades extremas… En Occidente la vida es muy fácil. Quizás eso no es del todo bueno porque también nos debilita. No estaría mal que en los planes de estudio hubiera una asignatura que te obligara a viajar por determinados paises. Quizás la gente no se deprimiría tanto cuando las cosas se ponen… difíciles. 

Fuerza a todos amigos. 

image_pdfDescarga en PDFimage_printImprimir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí