Entre parentesis. Viajar en el siglo XXI. Perdón.

0
118

A lo peor, alguno se me enfada, pero no veo claro el futuro de los viajes. Yo no entiendo mucho de eso, pero dicen que el turismo representa el 15% de las emisiones de CO2 y eso es una puñalada para el planeta. Y digo que no entiendo mucho pero si creo que hay unos «valores del siglo XXI» y tengo sentido común, y parece que es obvio que para este pobre Mundo no puede ser bueno que la gente se pille, por turismo y cada 2 por 3, un avión intercontinental para ir 10 días a EE.UU o La India. 

Ya se que decir eso es un pelín raro para alguien que tiene un blog de viajes pero es que viajar no tiene nada que ver con «turistear» y nada más lejos de mi intención que pretender hacer apología del turismo. Supongo que es lo mismo que tener un blog gastronómico no significa que apoyes la pizza de piña con bolognesa de bote y atún de lata con aceite de palma.

Cada uno hace lo que quiere si no es ilegal, desde luego, pero no parecen muy lógicos esos viajes a la quinta puñeta para pasarte poco más de una semana, y menos si es para no salir de en un hotel con playa privada, 3 piscinas y 4 restaurantes, más que para una excursión guiada a unas ruinas más o menos cercanas. Que quieres que te diga…

Yo soy más partidario de que la gente, de normal, haga turismo de proximidad, y solo de vez en cuando, como algo extraordinario, pille aviones y se lancen a viajes lejanos pero siempre de larga duración.

Y se me dirá, CLARO, «eso de viajar durante mucho tiempo no puede hacerlo todo el mundo»… Y también se me dirá, CLARO, «tú como ya has viajado por medio Mundo ahora nos sueltas el rollo»… Ya. Es cierto pero yo diré que lo que «se puede» o «no se puede» es muy relativo y que, un servidor, para hacer un viaje intercontinental, hace 25 años que en todo caso he necesitado entre 1 y 10 meses. Seguidos, claro.

El hecho es que el mercado turístico de larga distancia, en menos de una década, se ha incrementado una barbaridad, en realidad no por la socialización sino, sobre todo, por el «marujeo» de «mira Paco donde han ido de vacaciones los vecinos» agravado por la apertura de China. Y es que hay muchos chinos.

No sé, en realidad yo creo que cada uno ha de plantearse si realmente le hace ilusión, si «toca» o «no toca», si sale a cuenta y/o mejora la vida, en comparación con otras alternativas más cercanas y chulas, ir día y medio a Londres a ver el Palacio de Buckingham y El Rey León, o 10 días a las Islas Vírgenes a un hotelito guay a pie de playa. Y, después, quizás, con la humildad que da la certeza científica de que no somos más que una especie de monos evolucionados, plantearse si el planeta se puede permitir tanto meneo.

¿Cuáles son alternativas guapas de proximidad? ¡Jolín! Un montón: Mèrida, la Roma de España, Fira Tárrega, la cuna del teatro callejero, travesías por cualquier Parque Natural de Catalunya o España, Andorra si apetece pasar una frontera, aquí mismito, cantidad de buenas experiencias mas fresquitas en Navarra o Asturias y hasta un tren a Barcelona y/o Madrid, si me aprietas, que tienen una actividad cultural tremenda o, dependiendo de tus gustos, ir a ver al papá a Portugal, Port Aventura o a la fiesta gay de Isla Fantasía. Yo què sé. Montón de cosas por hacer y para todos los públicos..

No sé. Ya digo que no quiero hacer de «cuñado» ni de «enterado» y no entiendo mucho de todo este tema del calentamiento global, la capa de ozono, el efecto invernadero, etc, etc, pero intuyo que «todo esto», el cómo estamos gestionando nuestra fugaz estancia por aquí,  no sé sostiene. De usarlo, todo se gasta y el planeta también porque somos ya, haciendo casi lo que nos da la gana, 8.000 millones de seres humanos sobre su lomo. Y eso es muuuuuucha peña. Ahí lo dejo y con perdón, porque para gustos los colores y, desgraciadamente, hoy en día hay argumentos para todo y la gente se indigna con facilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí