¿Qué pasa en casa? Temporada.

0
716

¡Qué vienen!

Doy por inaugurada oficialmente la temporada de turismo en mi casa, Begur, y en consecuencia, yo me largo por ahí a continuar con mis labores. Hordas de los imperios del Norte y del Sur están ya cercando nuestro pueblecito y el asedio pinta durillo.

Una cosita: los que vengan por aquí háganme el favor de tratar bien a la gente que se dedica a la restauración y demás servicios turísticos. Vale que la mayoría de mis amigos son de ese ramo y, por tanto, no soy objetivo, pero en su gran mayoría son gente buena, esforzada e inteligente porque, para tratar al público sin morir en el intento hay que ser muy y muy inteligente. ¿Què de eso se ganan la vida? Claro, pero lo del trabajo cara al turismo tiene su guasa.

Al respecto reproduzco una anécdotas que explique en mi Facebook particular en mayo, más que nada para que se sepa lo que NO hay que hacer:

«Hoy ha sido un bonito 1 de Mayo y me han pasado algunas cositas que me apetece compartir con el público asistente.

En el Bar … me han homenajeado, supongo por lo del Día del Trabajador, con un catxoflino de rape, puntas de calamar y patatas «pa chuparse los deus». Rebueno.

La comida ha venido amenizada con espectáculo en directo. Yo he llegado tarde, pero en la terraza, un individuo, entre Pedro Picapiedra y el coronel Tapioca, ante el solano que le caía sobre la tonsura, ha pedido uno de «esos sombreritos indianos de paja». Cuando le han dicho que no tenían, el interfecto, ha argumentado, con toda su razón, que le parecía muy ilógico que, en invierno, algunos bares pusieran mantitas a disposición de sus estimados clientes y, en cambio, en verano no dieran los sombreritos que son de primera necesidad en cualquier villa Indiana de categoría. «Pues no hay» se le ha repetido. Henchido de indignación cristiana, el bípedo en cuestión ha amenazado: «Pues nos vamos». No se ha ido.…»

Lo dicho, prisas, peticiones caprichosas, gruñidos, salidas de tono, chuleadas, mal humor, calentones de lengua, etc, lo mínimo. Si se sustituye todo eso por calma, empatía, orden, sonrisas, respeto, buena educación, inteligencia emocional, etc, todo funcionará mejor e irá como una seda. Al fin y al cabo, son vacaciones.

Y, por cierto, ahora que hay nuevo Ajuntament: ¿para cuando soluciones de vivienda para trabajadores de restauración y turismo? Muchos de ellos no son temporeros sino ciudadanos de aquí. Begur es caro y, si esos se van, habrá que buscar personal en Pernambuco.

NOTA: La foto es un pequeño homenaje a mi admirado Antonio Fraguas «Forges». Un genio.

image_pdfDescarga en PDFimage_printImprimir

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí