Recomendaciones del mes. Noviembre 2.018. Australia. Oeste y centro.

2
1305

EQUIPO.- Sombrero nuevo. Mismo estilo, mismo color pero menos rígido. Cómo quien dice, para llevar en el bolsillo. Creo que me da pinta como de indio Navajo, pero nos llevaremos bien.

También me he comprado una mosquera, un buen invento. Es una redecilla que incorporas al sombrero y te cubre la cara protegiéndose de las molestas moscas que en este país te hostigan constantemente.

TRANSPORTE.- Los trenes y autobuses de TRANSWA son cómodos, modernos y rápidos. Horarios limitadisimos, eso sí.

Y, sobre todo, le cojí cariño al microbús que nos hizo de transporte y campo base en el Urulu. Una guapada.

ALOJAMIENTO.- Los hostels en pueblos y ciudades cercanos al mar son leoneras de juventud jaranera y festera. Una generación tonta que no sirve  más que para playa, surf, cerveza, marihuana y sexo. Estos no salvarán el mundo. En Perth, ojo, el único hostel decente y correcto en que he estado es el Britannia on William.

Tingle All Over Budget Accommodation, en Walpole, un oasis de calma y felicidad. Lo.mejor de lo mejor. Insuperable. Un 10.

CIUDAD/PUEBLO.- Walpole, en la Australia occidental. En pocos lugares del mundo me he sentido tan bien.  Un lugar llamado «Silencio».

INTERNET.- He cogido ayuda con el blog. La web la han puesto guapa los de la empresa Ubika de Girona y las redes me las pone a tono Irina Molero, de Begur.

TREKK.- El Urulu Base Walk y toda la estancia en el desierto de los Territorios del Norte es una experiencia imprescindible. La mía la organizó la empresa The Rock Tour. Muy recomendable.

GASTRONOMIA.- Los restaurantes australianos son caros. Tampoco tienen  una cocina autóctona definida y con personalidad. Como a los americanos, lo que más les gusta son las barbacoas.

Por eso, este mes me voy a dar a mi el premio de la Recomendación del Mes. He cocinado mucho y me he cuidado bien, preparándome platos buenos y bonitos. Entremeses originales, carnes con guarnición, pastas… Nota al efecto para la revista «Gourmet»: «Nacho Rovira tiene recursos en la cocción y gusto en el emplate. Quizás un poco excesivo en la condimentación, pero eso va por gustos. Enhorabuena!»

Sí es cierto que, en un pueblo perdido en el desierto llamado Coober Pedy, a medio camino entre Alice Springs y Adelaide, en la estación de servicio Outback comí un completísimo Fish&Chips que, cómo quien dice, es el plato nacional. En realidad era el plato del día, una seefood bascket con patatas y ensalada. La cuestión es que estaba de muerte.

MENCION ESPECIAL.- A mis amigos de Walpole, John y Richard. Y también a los canguros. No hay bicho más majo.

2 COMENTARIOS

    • Hello! Bueno, la cuestión es hacer el indio! Tot Bè per aquí. Tornant, poc a poc, a pasar la primavera a casa. Y mengar costelles a la brasa! ?Petons.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí