MÁSCARAS DEL MUNDO (41). Kananga.

KANANGA

AUTOR:  Anónimo

MATERIAL: Madera pintada

Segunda mitad siglo XX, Pais Dogón, Mali (África)

 

Los Dogón conquistaron la falla de Bandiágara (La Falisse) a los Tellem, quienes a su vez habían expulsado a los Pigmeos, que habían encontrado en las oquedades de las paredes de la falla su refugio para defenderse de sus enemigos. Desde entonces, estas comunidades dogonas  conservan su cultura animista casi inalterable.

La «kananga» es la más conocida de las máscaras dogones,  y tiene un papel principal en todas sus ceremonias.  La parte más alta representa la Komondo, un pájaro mítico con las alas extendidas y la cruz hace referencia al mito de la creación. La cruceta superior simboliza el mundo de lo sobrenatural, y la cruceta inferior simboliza lo terrenal.

Yo las he visto danzar en La Falisse, en los funerales de un hogón, jefe espiritual de la tribu, y es impresionante. El portador de la máscara se inclina hacia el suelo mientras baila, golpeando ferozmente el suelo y dando saltos hacia el cielo, en un frenesí impactante, para establecer un conexión entre lo terrenal y lo sobrenatural. Los dogones creen que la serpiente sagrada Lebe visita cada noche al hogón para transmitirle su sabiduría. El hogón es elegido de entre los hombres más viejos de las familias de la aldea. Tras un período de iniciación de seis meses sin afeitarse o lavarse, en el que una joven virgen le cuida, podrá casarse, aunque el hogón vivirá sólo en su casa, con una cabra y una tortuga, en castidad absoluta.

 

Show more
IMG_20190523_183233
Show more
IMG_20190523_183213




MASCARAS DEL MUNDO (22). Sirigue

SIRIGUE

AUTOR: Anónimo

MATERIAL: Madera

Madiados siglo XX, Pais Dogón, Mali (África)

 

Esta máscara de 2 piezas mide más de 3 metros. En las ceremonias dogón sus portadores la aguantan con una simple red de cuerda atada a la cabeza y un tozo de madera entre los dientes para dirigirla.

La etnia Dogón sigue siendo un quebradero de cabeza para los estudiosos del Arte africano. La mitología, cosmología, etnología y arte de los dogones son extremadamente complicadas de entender. Máscaras, esculturas y puertas de este país son piezas muy codiciadas por los coleccionistas, difíciles de adquirir y más de transportar. Y para el viajero, adentrase en la falla de Bandiagara, un accidente geológico que comunica la sabana del sur de Mali con la del norte de Burkina Faso donde habitan los dogones es una aventura sin parangón. Un viaje en el tiempo. Pocas experiencias he vivido que puedan compararse con mis tres viajes a Mali.

Son poblados construidos con barro, y los graneros tienen un tejado cónico de paja, cada tribu tiene su toguna donde los viejos se reúnen para dirimir conflictos y tomar decisiones para la colectividad, su vida depende enteramente de las cosechas de mijo y cebolla. En las paredes escarpadas de la falla se alojan a los difuntos, el calor es insufrible, las moscas terriblemente incomodas y las comodidades más básicas brillan por su ausencia.

Show more
IMG_20190429_113909_950