1

A MI GUSTO. Los 10 mejores destinos de Catalunya

Los 10 mejores destinos de Catalunya

¡Uy! Aquí me van a caer chuzos de punta porque con 10 me quedo corto y a mi mi tierra me tira mucho. Una selección tipo para todos los gustos:

1.- Begur. Baix Empordà. 

2.- Barcelona ciudad

3.- Els Carros de Foc. P.N. Aigüestortes

4.- El Matarranya tarragonés. Els Ports

5.- Camprodón / Beget. 

6.- Cadaqués y Cap de Creus. Alt Empordá

7.- Cavalls del Vent. P. N. Cadí-Moixeró

8.- P. N. P. Islas Medas. L Estartit

9.- Tarragona. Casco Antiguo. 

10.- Baqueira-Beret. Lleida

 

Sí, sí, olvido un montón de lugares increíbles… Perdón.

Show more
IMG_20200629_112432




A MI GUSTO. Mis 8 pueblos o ciudades favoritos en el Mundo.

Mis 8 pueblos o ciudades favoritos

Son lugares donde me siento bien, donde no me importaría pasar una larga temporada y, donde, desde luego, siempre me apetece volver.

Aquí no excluyo el mío: Begur es el pueblo mas bonito del mundo.

Dicen de Begur que es un Belén con malas figuras. Mienten. Begur es acogedor con quien viene con respeto y prudencia. No somos la simpatía con patas y si, más bien, malcarados, pero pura fachada. En el fondo, trozos de pan. Y el paisaje es idílico, la Naturaleza ha sido generosa con nosotros. El pueblo, cargado de casas indianas, encima de una loma coronada por el castillo de piedra con todo el Empordá a los pies y, en la base, nuestras cinco playas: Sa Tuna, Sa Riera, Aiguablava, Aiguafreda y Fornells. No hay nada igual.

Tokio es el mundo del futuro agarrado a una tradición milenaria que cuida su pasado, presente y futuro con cuidadosidad japonesa. La variedad de sus barrios no se vè en ningún otro lugar del mundo y, si a eso le añadimos la mejor oferta gastronómica propia y ajena que puedes llegar a desear, y una gente respetuosa, educada y feliz, tienes un paraíso urbano.

Buenos aires es el placer de los sentidos. Es olor a flores, libros y pizza, es el oído de la lengua argentina y el tango, es la vista de rincones y personas extraordinarias en la mayor amplitud de la palabra, es el sabor del asado, las empanadas y las medias lunas y es el tacto de los abrazos de amigos del alma que siempre encuentras en esta metrópoli acogedora, entusiasta y soñadora a pesar de todos sus históricos pesares.

Pocos lugares tan telúricos y con la bohemia tan incrustada en el corazón como Cadaqués. Es el Mediterraneo, Dalí, el Cap de Creus, el blanco, blanco, el azul, azul y el epicentro de la Costa Brava. Si eres feliz, aquí te sentirás en la gloria, si estás triste…cuidado, mucho cuidado. La tramontana acecha y estás en su guarida.

Un Pisco Sour en la subida de San Blas, o un menú en cualquiera de sus mercados, callejear por sus laberínticas calles de piedra o cenar bajo las arcadas de la Plaza de Armas y ya estás atrapado por Cuzco de una forma extraña. Quizás es el espíritu del inca Manco Capac o la proximidad del Machu Pichu, no sè pero, desde luego, Cuzco es una ciudad extra ordinaria salpicada de hotelitos, restaurantes, bares y rincones que sosiegan el alma y aceleran los sentidos.

  • Barcelona

La ciudad más visitada del mundo no lo es porque si. Entre el Tividabo y Montjuic, los barrios del Borne o Gracia, el estadio del F.C. Barcelona, la Rambla, la Sagrada Familia, el Mediterráneo, sus bares, restaurantes, museos, y la ciudad entera, sitúan a Barcelona, hoy por hoy, como una capital imprescindible de visitar y, sobre todo, vivir intensamente. Yo nací allí, así que, cada vez que voy a verla, no es extraño que sienta, todavía, una cierta sensación umbilical.

  • París

Tras los topicazos de que París es «la capital del amor» o «la ciudad de la luz», sí es cierto que el ambiente elegante de Champs Elisees, el bohemio de Montmatre o el canalla de Pigalle, la tour Eiffel o El Louvre, Notre Dame y el Sena, el Bois de Boulogne o la cercana Versalles son un abanico de posibilidades para todos los gustos. París sí tiene luz, mucha luz, y sí es difícil resistirte alli al amor, sobre todo si lo llevas puesto pero, para mí, es mucho más. Son tejados y buardillas, son paseos ensoñadores, es descubrir pequeños restaurantes y bares que invitan a conversaciones profundas, es…. Hace demasiado tiempo que no voy a París.

Bicheno está en la Costa Este de Tasmánia, Australia. Es un pueblo de playa rodeado de montañas, turístico pero tranquilo, con un rocoso paseo marítimo y el Parque Nacional Freycinet a 12 Km. Un lugar ideal para practicar senderismo, submarinismo, surf, ciclismo…buen pescado, buen vino, buen clima, Naturaleza cuidada, gente afable…un bar, 4 ó 5 restaurantes, un supermercado, una gasolinera y no más de 10 ó 12 tiendas… Un lugar para vivir.

Show more
IMG_20180418_125348_449




Catalunya (2) Girona. Cap de Creus (2ªparte) Cadaqués. Dalí y su paisaje mental

Cadaqués es muy, muy especial. La capital del Cap de Creus es una mezcla de la Rive Gauche parisina, la Essaouira marroquí y el barrio de San Blas de Cuzco. Una bomba. Sin saberse el por qué, hay pueblos con suerte. Nacen bonitos, crecen bonitos y, encima, tienen algo telúrico. Cadaqués es eso, uno de esos pueblos con suerte. Un bonito pueblo de pescadores que creció con cierta naturalidad y tiene al lado Port Lligat y a ese personaje indescriptible e inclasificable que fué Salvador Dalí.

Su onda expansiva desde el Empordá arrasó en el mundo. ¿Qué parte de la magia de Dalí viene de Cadaqués y viceversa? A saber. Pues eso, que de allí o a partir de ahí, porque no se sabe que fué primero si el huevo o la gallina, Cadaques es un nido de rincones, personajes, sensaciones y situaciones extra ordinarios, sin normalidad alguna. Blanco, bohemio, elegante, encantador, con aguas cristalinas, casas centenarias y calles de piedra flotando intemporalmente como en las pinturas del genio bigotudo.

De Cadaqués a Cap de Creus, un par de horas a pié por un antiguo camino de piedra imprescindible. Sopla tramontana «flojita». Cap de Creus es un montón de adjetivos bonitos y poco obvios: desabrido, salvaje, agreste, telúrico…

Junto al faro, «El Faro del Fin del Mundo», hay un edificio y, en él, un hostal restaurante con 4 ó 5 habitaciones. Tres palabras: IM PRE SIONANTE. Yo tengo algo con este sitio. Platos de siempre y de todos lados sin orden ni concierto: ensaladas, macarrones, butifarra, somozas, sardinas, pollo al curry… La decoración es, no sé. Tal cual: es «no sé». Una especie de taverna con sillas y mesas de madera gorda con vistas impresionantes, buena comida y camareros jovenes con rastas y pircings. ¿Qué hace este sitio aqui!? Es como un sueño surrealista dentro de otro sueño desquiciado y raro.

En ese restaurante, nada menos que en este lugar, veo que entra un tipo mayorcete con una niña jovencita tipo «hay que mona y que tonta que soy». Son las 6 de la tarde (olvidaba decir que aqui hay cocina non stop hasta las 12 de la noche o algo asi). Pues bien, el tipo (debe ser alguien famosillo), que viste pantalon de Coronel Tapioca, camiseta de deportista o algo asi y botas de vaquero «chúpamelapunta», se acerca contoneandose a la barra y le dice al camarero: ¿Con qué me tentais?». Me sonroja pensar lo que le debe tentar a un tipo de esta calaña. La niña se lo mira con admiración y sonrisa boba. El camarero, un chaval tipo Bob Marley en blanco, poco impresionado, se lo mira de arriba abajo con cara de asco y le dice: «Mira majo, ahí está la cartita». Al individuo en cuestión no se le mueve ni un párpado porque tiene la cara totalmente operada (se parece a Raphael), coje la carta y, como nada le tienta, dice: «Nada, nada, dame un agua pues». Media vuelta, graciosa y elegante, y adios. La mona le sigue. Hay gente para todo, pero la soberbia no es lo mejor para viajar y hacer amigos. No olvides nunca la prudencia y la humildad en la mochila.

Vuelvo al tema. Este sitio, todo el Cap de Creus, esta fuera de lugar en este mundo, es otro lugar, un mundo raro sin dimensión, con fuerzas extrañas en la tierra y en el cielo…una pasada.

Del Cap de Creus a Port de la Selva pasas por todo el Parque Nacional a pié, sientes el fantasma del ejecutado Club Med, de Dalí, que decía que éste era su «paisaje mental», de Plá, de… Ahora recuerdo que hasta Gabriel Garcia Marquez hizo, en sus «Cuentos peregrinos», un relato sobre estos lares y lo llamó, como no, «Tramontana». Buscadlo. Es muy bueno. Lo ha escrito alguien que sabe qué es esto. En su cuento, al final, el protagonista…No, no os lo explico. Preguntad al señor Geogle.

Algunos consejos sobre Cadaques:

Un restaurante: Es balconet
Un bar: El Casino
Una tienda: Tramontana Republik
Un personaje: mi amigo Joan Manel Tajadura. Tiene sindrome de Diogenes cultural. Desde postales a maquetas de barcos su casa es un museo. El es como la sección del Emporda de la Enciclopedia Larrouse, pero con mucho pelo y pocos dientes. Mención honorífica.




Catalunya (1). Girona. Cap de Creus (1ª parte). Donde nace la tramontana.

Ya. Ya sé que el título queda un poco demasiado lírico: «Donde nace la tramontana». Ya. Pero es que es verdad,… o a mi me lo parece. Cap de Creus es un lugar mágico.

Aqui, en Cap de Creus, se gravó la película «El faro del Fin del Mundo», de Kirk Douglas, Samantha Eggar y Yul Brynner (y Fernando Rey). Yo, con 4 ó 5 añitos, ví un trocito de esta grabación en una excursión y es uno de los recuerdos mas claros de mi infancia. Me debió impactar.

Recuerdo especialmente a Yul Brynner, calvo total y vestido de pirata, varios malhechores más con parches en el ojo, cicatrices y patas de palo y, atada al mastil, una desgraciada princesa inocente, desvalida ante tanto canalla con obvio ánimo libinidoso esperando ser rescatada por un heroe que no llegaba…Y habia un barco pirata y todo…Yo estaba alucinado. Pues eso, que ya estoy aqui otra vez, con algunos añitos de más y me encanta.

Apartamento en Rosas, encima del puerto, a la altura del vuelo de las gaviotas. Todo el golfo a la vista. Mucha construcción, eso sí. Todo lo que el Big Bang, Dios, Alá o quien sea se esforzó en crear, ha sido colonizado por los humanos con un gusto muy, pero que muy dudoso. Sin cariño. Sin elegancia, Muy rápido, como lo queremos todo. Rápido, rápido. Pero, como siempre, la Naturaleza gana y este lugar sigue siendo magnífico.

Ni rastro de la tramontana. Mañana a caminar 3 horitas de ida y otras tantas de vuelta, desde aqui a Cap Norfeu y viceversa. A ver.

Lo dicho, de Rosas a Cap Norfeu son tres horitas de ida. El camino de ronda que a trozos desaparece y te tienes que buscar la vida, Canyellas, La Almadraba… varias calitas de las de antes (vacias, claro, estamos en Mayo y es entre semana), Cala Monjoi con el fantasma de El Bulli recordando viejos tiempos de glamour perdido… y todo con vistas a mar abierto y costa escarpada, cortada a gajos como se hacia antes con el pan. Mágico.

Por Cap Norfeu puedes comer en el merendero Ca la Pelosa (tambien de los de antes) o tirar un poco mas y quedarte a dormir en Cala Jonculs, pero eso no será hoy…

La vuelta no va a poder ser… La Tramontana ya está aqui. De pronto. Ha nacido aqui.  A 3 Km de Cap Norfeu ya está, ya empiezan las ráfagas de viento de 60 Km/h y ya ves todo como amenazante y negro. Y a 500 metros de Pelosa, encima, empieza a llover (raro con tramontana)… y a correr. Al final, gracias a los del merendero que son de Rosas y tienen sitio en el coche…de vuelta al campo base. Imposible describir lo que es ver nacer la tramontana. Estés en la montaña o en el mar, es terrorífica. En casa, y al calor de una fuego, es sólo amenaza y, hoy, por suerte, no me ha pillado.

Hay que reconocer, que lo mejor del treking es el post treking. Llegar a la guarida, cansados, mojados, una ducha calentita, sillón, los pies en un taburete delante de la chimenea, una buena cena…UMMMM. Viajar.

Show more
TELEFONO 042
Show more
TELEFONO 073