1

El Cau. Manuel Carlos de Esteve Sabater.

Con la publicación, en fase «Remembering», del post «Filipinas (4) “La Cordillera” (2ª parte) El Monte Pulag. Bahala na», Manuel Carlos de Esteve Sabater comentaba:

«En Filipinas también hay montañas altísimas…detalles que no me explicaron…ni en la Uni….claro yo era más de Historia. Pero el título es de «Geografía e Historia». Siempre quedan infinidad de vacíos intelectuales!!!»

«Pues encantado de colaborar amigo mío. Muy honrado. Desde luego todo este Mundo maravilloso no cabe en intelecto alguno», le contesté, pero el comentario tiene mucho mas jugo…

Cuanto más viajo más me acerco a aquello de «solo sé que no sé nada» . En realidad todos ignoramos mucho de todo y yo, desde luego, tengo todas las ignorancias. Incluso descubro a menudo que hay cosas de mi que ignoro. Y mira que paso horas conmigo desde hace años y años. 

Creo que, acabados los estudios, debería existir un postgrado de 6 meses o 1 año viajero que subiera nota. En algunos países eso es una tradición entre los jóvenes. Quizás incluso habría que exigir «recordatorios» cada 5 ó 10 años ¿Una especie de servicio social? En todo caso, hay que salir de la «zona de confort». Que corra el aire ¿no? 

Las plantas, en maceta pequeña, llega un momento en que ya no crecen. 




Consejos viajeros. Seguridad. Desigualdad

Consejo de viajero. En viaje, en un país extranjero, se ha de surfear con las olas, nadar jugando con la corriente, nunca querer canalizar el mar y cambiar las cosas por tus narices y/o «por su bien». Eso es tontería occidental. No es tu trabajo y no está en tus manos. Vive y deja vivir, actúa con decencia y corrección y no quieras ser el salvador de la humanidad. Filipinas (2)




A MI GUSTO. Los 10 mejores destinos en Asia.

Los 10 mejores destinos en Asia.

 

Como siempre digo, para gustos los colores y, seguro, cada viajero haría una lista diferente.

Pero si las listas fueran, por ejemplo, de 25, seguro que en estos diez destinos habría bastante acuerdo.

 

Show more
IMG_20180920_115539_421




Amigos viajeros. Nospiramosdeviaje.com: «Viaje en familia»

Inauguran esta sección mis amigos Susana, Freddy, Kayleigh y Freddy Jr. del blog nospiramosdeviaje.com

Estás 4 fieras, hace un par de años hicieron un viaje de 14 meses por Asia. Papá, mamá, y los chavales de 8 y 9 años. En su artículo, echan una mirada atrás y nos cuentan sensaciones y reflexiones sobre su “Viaje en familia”.

Gracias chicos.


«VIAJE EN FAMILIA.
Madrid – Bangkok… y lo que venga.

Ya está, no hay vuelta atrás!!

Ya estamos en nuestros asientos del super “Boeing” que nos aleja algo más de 10.000km, para empezar, de nuestra cómoda casa, de nuestra seguridad, de las rutinas y horarios, en definitiva… de nuestra zona de confort. Con el corazón al ritmo de una locomotora, vamos reflexionando sobre las razones que nos han hecho tomar esta “loca” decisión.

Nuestro viaje de 14 meses empezó un 27 de junio, justo un día después de unas elecciones nacionales cuyo resultado nos confirmó una razón más para emprender nuestra aventura en familia. Recorrimos Tailandia, Malasia, Borneo, Singapur, Indonesia, China, Corea del Sur, Japón, Vietnam, Laos, Camboya, Sry Lanka y Filipinas de forma totalmente libre, poco turisteo y mucho maquinar nuestros propios traslados, alojamientos, excursiones, visitas… Hay una gran diferencia entre ser viajero y ser turista. Eso lo podéis comprobar claramente los que seguís el viaje de Nacho, o a Nacho en su viaje, que es parecido pero distinto.

En nuestro caso (se nos ha olvidado presentarnos: Susana, Freddy, Kayleigh y Freddy jr. los peques, entonces, con 8 y 9 años, hoy 10 y 12) reemplazamos todo lo que una familia consigue, después de muchos años de esfuerzo y trabajo, por 4 mochilas acordes con la estatura de cada uno de nosotros. No nos hizo falta mucho más espacio. De hecho, durante el viaje te das cuenta de lo poco que necesitas para ser persona. Además, de lo que realmente iban a llenarse esas mochilas es de aventuras, conocimiento, culturas, idiomas, costumbres, aprendizaje, gastronomías… y muuuchas experiencias.

Recorrer esa parte del mundo con nuestros hijos fue, entre otras muchas cosas, una lección multicultural. La sensación de bienestar y la acogida en todos los lugares fue inmensa; nuestros hijos vieron con sus propios ojos y sintieron en su propia piel, la buena gente que hay en el mundo y su disposición a ayudar y hacer agradable tu estancia.

Estuvimos en países musulmanes, hindúes, budistas, cristianos, sintoístas, sincretistas y más… y siempre tuvimos la sensación de estar rodeados de buena gente, sean de donde sean y practiquen la religión que practiquen o no practiquen ninguna. Viajar es un buen antídoto, el mejor diríamos, contra la xenofobia, el racismo y otras formas de discriminación.

Nuestros hijos dejaron de ir a la escuela pero ni os imagináis todo lo que aprendieron. Nuestra rutina académica fue sobre todo la lectura y nuestros diarios (cada uno el suyo), practicar matemáticas con los cambios de moneda, inglés a diario, ciencias de la naturaleza, historia y geografía a cada segundo, en fin… un viaje, una enciclopedia real.
Como padres y educadores pensamos que el sistema educativo tradicional deja mucho que desear, preparamos hijos para lanzarlos directamente a la rueda del trabajo, hipotecas, que sean gente de provecho (sobretodo para las multinacionales) y que no se cuestionen nada. Nos cabrea ver y sentir en nuestra propia piel hacia a dónde nos dirige la sociedad occidental. Consumo es la palabra clave en este asunto y las nuevas generaciones son expertas en esta materia. Hemos intentado enseñar a nuestros hijos que hay alternativas mucho más complacientes y duraderas. Después del viaje tienen muy presente que si el plan A falla, existe un plan B e incluso un C.

Y… otro asunto importante para los que todavía tenéis hijos en casa: ¿Habéis pensado alguna vez cuánto tiempo “del bueno” pasáis en familia? Se nos van los días casi sin comunicarnos con nuestros hijos, a menudo con un montón de cosas que hacer que nos roban el tiempo para dedicarles un hueco a ellos. Luego nos sentimos algo culpables y dormimos intranquilos pensando que mañana les daremos prioridad. Un viaje largo en familia te abre los ojos, principalmente porque estás fuera de tu zona de confort a diario y tu escala de valores cambia por completo.

Nuestro viaje estuvo lleno de experiencias que hoy, pasados ya unos cuantos meses de nuestro regreso a Fuerteventura, siguen aportándonos una complicidad familiar muy enriquecedora. Ese tiempo en el que desconectamos de la vida ajetreada y loca de occidente, nos trajo momentos en familia, mucho más que anécdotas, que de otra manera no existirían.

Por eso, y porque somos culos inquietos sabemos que en cualquier momento volveremos a darles vida a nuestras mochilas, o sea a nosotros mismos.

El mundo nos espera.»

Accede a la galería de fotos, a través del PDF: VIAJE EN FAMILIA




A MI GUSTO. Mis 10 artículos favoritos de Alas y Viento (1).

He pasado ya de los 100 artículos publicados en el blog. Algo así como 100.000 palabras. Ya son palabras.

Para gustos se hicieron los colores dicen, pero yo, de todos los publicados, les tengo especial cariño a estos 10 artículos:

Egipto (3) El Thistlegorm.

Cap de Creus (y 4) Rosas- Begur. Sa Riera. Vuelta a casa.

Entre paréntesis: Una corrida de toros en la Patagonia

Argentina y Chile (14) Tandil. La intercontinental.

Entre paréntesis: un cumpleaños a 10.000 de casa

Indonesia (4) Boda en Messah island.

Rusia (3) Irkutz. El Great Baikal Trail.

Japón (5) Los Alpes Japoneses. Vida nómada

Entre paréntesis: 100 días de viaje

Filipinas (4) La Cordillera (2ª parte) El monte Pulag. Bahala na.

Show more
IMG_20180709_102950_140




A Mí GUSTO. Mis 6 países preferidos.

Mis 6 países favoritos

Muchas veces me preguntan cual es mi país favorito o cual ha sido el país que más me ha gustado. Es una pregunta difícil y, desde luego, cada uno explica la fiesta según le va, pero ahí van los 5 países del mundo donde he encontrado un “plus”, un “algo” que me ha hecho sentir especialmente identificado o cómodo.

En definitiva, son países que me ha costado dejar y donde siempre apetece volver.

Naturalmente, la lista está abierta y espero ir añadiendo nuevos descubrimientos.

¡Haz click en cada país del listado para poder leer todos los capítulos del viaje a lo largo de cada uno de ellos!

Mis 5 países favoritos:

Japón

Filipinas

Nepal

Mali

Argentina

Tasmania-Australia

Show more
IMG_20180521_185024_949




Recomendaciones del mes. Julio 2.018. Filipinas.

EQUIPO.- Las botas Panamá Jack. Pobrecillas mías. Tienen poco más de 4 meses. Me temo que la próxima vez que entre en una tienda de Panamá Jack las botas del escaparate saldrán corriendo a esconderse en el almacén.

Todo mi equipo se está ya resintiendo. Además de las botas, mis tejanos tienen ya poca vida más, y las camisetas técnicas empiezan a pedir clemencia. Y mi pobre sombrero… Vemos que se puede hacer.

GASTRONOMÍA.- Sin que tenga una gastronomía específica de relevancia, en Filipinas también se come bien. El slizzeer de las montañas, el pescado del mercado de Dante o el modesto adobo están muy buenos. Donde he comido mejor, es en el café Ganduyan Inatep de Norberto Carbonell, en Batalao.

PUEBLO/CIUDAD.- Port Barton…, no, La Cordillera…,no, no, sería injusto. Me quedo con TODO FILIPINAS.

ALOJAMIENTO.- West Point, en Port Barton. Lo lleva una pareja, Wilson y Aileen, siempre atentos a ayudar y hacerte sentir como en casa. Un lujo muy barato.

INTERNET.- Ramblelife.net Recién estrenado blog de viajes. Larga vida chicos!

TRANSPORTE.- El jeepney filipino es una pasada. Dicen que los primeros fueron una adaptación de los jeeps que abandonaron aquí los americanos después de la II Guerra Mundial. Son originales y espectaculares.

TREKK.- La ascensión al monte Pulag. Pero ojito.

MENCION ESPECIAL.- Ryan Baldino, mi guía en Kabayan. En el monte Pulag se portó como un jabato.

Show more
IMG_20180711_070430_097
Show more
IMG_20180711_134022_726
Show more
IMG_20180717_152052_757
Show more
IMG_20180717_152722_138
Show more
IMG_20180717_152128_496
Show more
IMG_20180713_125627_714
Show more
IMG_20180719_181951_174
Show more
IMG_20180715_095943_096
Show more
IMG_20180715_085450_052
Show more
IMG_20180703_102132_610
Show more
IMG_20180705_142422_015
Show more
IMG_20180701_113631_116
Show more
IMG_20180714_133031_786
Show more
IMG_20180709_102350_693
Show more
IMG_20180710_092333_609
Show more
IMG_20180710_073017_962
Show more
IMG_20180710_064348_860




Filipinas (4) «La Cordillera» (2ª parte) El Monte Pulag. Bahala na.

El Monte Pulag, 2.922 metros, es la tercera montaña más alta de Filipinas. Dicen que, al amanecer, en la cima se puede ver uno de los fenómenos meteorológicos más bonitos que existen: el mar de nubes. A por ello.

«Bahala na» es la expresión tagala que mejor define el fatalismo optimista con que afrontan la vida los filipinos. Viene a significar entre «que sea lo que Dios quiera» y «es lo que hay». Una mezcla de » Don’t worry be happy», «Carpe diem» y «Akuna Matata».

Hay dos posibilidades de hacer la cima del Pulag: o bien por  Kabayan, en vertical, o por Ambangeg, senda sencilla y sin aspavientos naturales. Acordamos con Ryan que haremos la subida por Kabayan y la bajada por Ambangeg. Anda el tiempo revolucionado y me  esperan, según dicen, unas 8 horas de ascensión notablemente dura, riesgo de lluvias torrenciales y una noche en el campo base antes de atacar la cima al día siguiente y volver en 4 horas de paseo tranquilito.

Bahala na.

La mañana despierta soleada. Los pajaritos cantan, las nubes se levantan, etc, etc. La ascensión empieza con una subida rabiosa de media hora hasta la caseta de los Rangers. Está cerrada, así que no puedo registrar mi entrada. Mal empezamos. Luego, sigue una hora de bosque precioso y vistas magnificas, acercándome a la falda del Pulag, por las laderas y montes que le hacen de teloneros, hasta el  puente colgante que cruza un río y que marca el inicio de la ascensión de verdad. Tiramos 2 horas más por subida empinada a través de un sendero natural, más cauce que camino. Ya le miró a la cara a las montañas más altas de La Cordillera y, a la mayoría, por encima del hombro.

Un paréntesis. El trekking o senderismo, o como quieras llamarlo, no tiene mucho secreto. Aunque se escriban libros sobre eso, no tiene técnica. Cada uno se monta su película. Yo prefiero hacer de un golpe, más o menos, la mitad del recorrido y, sólo entonces, parar media horita a descansar, comer ligero y beber una coca cola por lo de dar energía al cuerpo. La segunda fase, la otra mitad de la jornada, también la parto en 2 con parada de 15 minutos. Trato de no dejar enfriar los músculos con paraditas inútiles de «Ay qué calor tengo!».

Yo diría que, para hacer montaña, le has de poner un 30% de aptitud física, otro 10% de actitud, es decir, que esto te guste y te haga ilusión, un 30% de entreno y, el resto, un 30% de control. Somos una especie de trinidad: cuerpo, mente y, llámale «yo», el que une a los otros 2 más una serie de cosas como intuición, instinto, educación, etc. El «yo» ha de controlar todo porque, si no es así, «cagada lorito». Ni uno ni otro, cuerpo y mente, están hechos para sufrir y la montaña, y supongo cualquier deporte, y cualquier reto en la vida, es sufrimiento, sacrificio y superación. En la montaña, constantemente, cuerpo y mente te envían mensajes de «no puedo más». Son mentira. Espejismos. Te has de montar trucos para superar malos momentos. Yo intento poner el piloto automático y buscar pensamientos, imágenes o recuerdos que me hagan salir de la fijación en el esfuerzo hacia escenarios agradables, siempre atento con el rabillo del ojo, claro. Es como trabajar con música.

Llegamos a un cubierto y hacemos la primera parada tras 3 horas y media. Comemos. Hemos entrado en la zona de niebla, ya no se ve un burro a 100 metros y empieza a llover. Por la pinta, esto no va a parar hasta arriba, así que ya me impermeabilizo todo yo en plan submarinista. No hemos encontrado a nadie hasta ahora. Mucha telaraña en el camino, así que hace tiempo que por aquí no pasan mas que cabras. Quedan, cálculo, 3 ó 4 horas más pero con lluvia, y eso handicapa.

Las 3 horas siguientes son una pura tortura. La subida es dura de picar piedra y llueve lo que no está escrito. Llueve a porrillo. Llueve a mares. Llueve a chorros. Cae agua a capazos, a montones, a cántaros. Parece que me he colado en la fiesta de inauguración de la temporada de lluvias en Filipinas. No he visto nunca llover tanto. Agua, más agua, mucha más agua, toda el agua del Mundo. Toda. Una barbaridad de agua. El sendero se convierte en arrollo y, en menos de media hora, me veo rodeado de riachuelos por todos lados. Agua encima, agua debajo, agua delante, a izquierda y derecha. La Naturaleza ejerce su magia y, en un truco genial de transformismo, me encuentro que, más que andar por un camino, trepo por una cascada. Me duelen los músculos de piernas y brazos, el agua traspasa 2 capas impermeables, se junta con mi sudor y cae por mis inglés y piernas. Botas y calcetines chorreando, mochila calada, camiseta, chaqueta, todo totalmente mojado dobla su peso y me apabulla.

A estas alturas ya no queda nada de bucólico y romántico en la montaña, en la puta montaña, ahora ya es todo padecer y todo queda a merced de tu capacidad de sufrimiento, de tu umbral de dolor y de tu serenidad y control. Si ahora bajas los brazos…ya nada depende de ti, en nada te ayudas y para nada sirves.

Trato de fijar la mente en algo que me distraiga, que haga pasar el tiempo mientras dura la pelea, algo, un hilo de pensamiento que me haga volar por encima de todo esto que me supera. Pero la cabeza parece que me va a estallar y el corazón me va a mil dándo porrazos en el pecho como si él también se quisiera ir y, entre una y el otro, no me dejan salir de la realidad. Es el mal de altura y el agotamiento. Tiene gracia, con la que está cayendo y yo me estoy deshidratando.

Por fin, de algún lugar de la mente viene la imagen de mi padre que me mira con desaprobación y me habla con dureza:

– «Què «noi», sempre igual no? Todo lo tienes que hacer a lo bestia, toda la vida nos darás sustos verdad? No piensas en nosotros. No me gusta, Nacho, no me gusta.»

– Ostras padre! Ahora no estoy para broncas joder! Eso no ayuda en nada.

También viene Ramón, mi hijo. ¡El que faltaba!

– «Padre, está vez el abuelo tiene razón. ¡Eres un cafre! ¡Estoy preocupado!»

– ¡Coño hijo! ¡Mira quién habla! Pues no tienes tu ideas de bombero! No eras ni mayor de edad y ya te metiste de cabeza en el fuego del Alt Empordà. ¿¡De dónde te crees que te sale eso!?

– «Padre el que te has metido en un lío ahora eres tú.»

– Yo soy feliz así, hijo. Con lo que me falta por vivir no me voy a poner a escribir mis memorias o a cuidar un huertecito. Todavía no me toca.

Veo que se ríe, y a mi padre también se le escapa una mueca que parece una sonrisa…

Estoy en casa, en Sa Riera, delante del fuego. Tortilla de espárragos, costillas de cordero a la brasa, una botella de vino…

Ryan me grita que falta poco, que ya llegamos al Campo Base. En 1 hora se acabó todo. Ya le tengo el pie en el cuello a la montaña.

Campo Base. Cerrado. No hay nadie. Sigue lloviendo. Casi todo lo que llevamos ha quedado inservible. Nos hemos guarecido en una cabaña de madera y paja. Estoy temblando de frío y agotamiento. Se han salvado del agua unos calcetines, camiseta y calzoncillo térmicos, un polar y unos guantes. Ryan también tiene algo de ropa de abrigo. Me quito todo y me pongo lo seco. En la choza hay unas esterillas, dos mantas y un chaquetón que olvidó quién sabe quién. Me enrollo en todo eso y entro en calor. Tengo una fiambrera con arroz y pollo. Con eso tiramos. Nos estiramos e intentamos dormir mientras la lluvia aporrea salvajemente los tablones de madera y la uralita que hacen de puerta. A los 2 minutos estoy dormido, y otro minuto después me despierta un calambre en la pierna derecha. Me espera una noche larga entre escalofríos y más calambres. Ya estoy seco, pero tengo frío y los músculos secos como la mojama.

Y pasa la noche. Parece mentira, pero ya es otro día y sale el sol. En 1 hora estamos en la cima y, delante, el mar de nubes. Me siento…difícil de explicar. Lleno. Y muy cansado.

Después de una ducha caliente, una buena cena y 8 horas de sueño confortable en el hostal, escribir esto me hace revivirlo, se me pone un nudo en el cuello y me dan ganas de llorar. No se si de alivio, de nervios pasados o de satisfacción. Quizás de todo eso… y más. La vida es un momento.

Show more
IMG_20180709_102950_140
Show more
IMG_20180709_102201_932
Show more
IMG_20180709_105605_056
Show more
IMG_20180709_110916_802
Show more
IMG_20180709_103121_049
Show more
IMG_20180709_114540_753
Show more
IMG_20180709_114618_587
Show more
IMG_20180709_125221_304
Show more
IMG_20180709_120028_183
Show more
IMG_20180709_102350_693
Show more
IMG_20180709_111706_700
Show more
IMG_20180709_140453_256
Show more
IMG_20180709_131414_220
Show more
IMG_20180709_131416_884
Show more
IMG_20180709_152704_277
Show more
IMG_20180710_062826_984
Show more
IMG_20180709_180834_788
Show more
IMG_20180710_064403_169
Show more
IMG_20180710_063456_110
Show more
IMG_20180710_070447_138
Show more
IMG_20180710_071536_189
Show more
IMG_20180710_072856_771
Show more
IMG_20180710_073759_935
Show more
IMG_20180710_072615_210
Show more
IMG_20180710_073059_389
Show more
IMG_20180710_072605_797
Show more
IMG_20180710_072321_200
Show more
IMG_20180710_072317_277
Show more
IMG_20180710_073922_626
Show more
IMG_20180710_072407_006
Show more
IMG_20180710_092333_609




Filipinas (3) «La Cordillera» (1ª parte) Momias y «peleas».

La Cordillera es una cadena montañosa ubicada al norte de la isla de Luzón y alejada del turismo occidental. Las comunicaciones son difíciles, la meteorología muy variable, y el occidental sólo valora la noche de Manila y las playas y arrecifes de las islas. La Cordillera es remota y complicada en muchos sentidos pero, desde luego, aquí es donde está la aventura.

Cinco horas de bus y llego a Bagio, la ciudad de colores. Es, más o menos, la capital de La Cordillera y esto ya es otra cosa. También es una zona pobre, desde luego, pero aquí hay trabajo y negocio. Más que brotes verdes, casi todo un prado incipiente. Aquí hay rendijas por donde entra el sol y la claridad. Fantástica la colina de casas de colores de Estobosa en Trinidad y una gozada para los sentidos el mercado municipal.

De ahí, más horas y horas de bus para llegar a Kabayan, primera parada seria en el interior de La Cordillera. El viaje, por una carretera sinuosa y mareante que serpentea por estas montañas selváticas, ya promete sensaciones fuertes. Aquí hay tantas cosas que ver y hacer que me siento como un cormarán en una reserva píscícola. Tantas posibilidades me paralizan.

El pueblo en sí es una veintena de casas y locales sin más historia que forman el núcleo principal. Un centenar más de cabañas, casuchas y barracas diseminadas por la montaña completan el panorama. Hay un solo Lodge con 7 u 8 habitaciones, totalmente vacío, y una retahíla de casas de comidas y colmados.

De entrada, a un paseo del centro, está la Opdas Caves, una cueva de piedra donde la gente del pueblo guarda las calaveras y huesos de sus muertos. Inquietante.

Para estos días he contratado un guía para conocer la zona, Ryan Baldino. Tiene 35 años, casado y con 3 hijos, y es de los guías que a mí me gustan. Curioso con lo occidental pero orgulloso de su pueblo, respetuoso y agradable. A los que no soporto es a los guías chulapones, chistosos y charlatanes. A esos, dejó claro desde el principio mi natural simpatía y sociabilidad de gorila viejo y nada de confraternización. Cada uno a lo suyo.

Al día siguiente, Ryan me lleva a una travesía de 8 horas por los valles, pueblecitos y montañas de la zona. Casi en la cima del monte Pongosan parece ser que hay otras cuevas naturales que no sólo guardan calaveras y osario sino que conservan momias completas. Y allí nos vamos.

Tras una buena marcha de subida nos plantamos en una de esas cuevas y el tema resulta de lo más… Se han perdido las llaves de la verja de hierro que protege la entrada y Ryan rompe el candado con una piedra. Dá un no se qué pensar que puedes estar violando un descanso eterno. La cueva es un agujero en la roca donde cabes solo de cuclillas y Ryan abre los féretros de madera. Las momias están en posición fetal y, realmente, son espeluznantes. Cuatro fotos, por lo de no parecer gallina, pero las ganas de salir de allí me empujan el culo de forma casi física y textual. ¡Malditas pelis de miedo! Desde luego es una experiencia, pero no sè decir si buena o mala. La posición encogida, las cadavéricas expresiones entre el alarido y el pavor, los huesos semidescarnados…gracia no hacen. Dan medio miedo más bien. Aletea la sensación de estar donde no debes en espacio-tiempo, de pecado de morbosidad y sacrilegio o algo asi, de escena con algo que no encaja, de estar tentando un orden cósmico.

Yo nací un 2 de Noviembre, el Día de Difuntos, y en mi familia se dice que no sonreí hasta los 5 años. Por si esa carga fuera poca, además, a saber por qué, soy coleccionista de máscaras, la mayoría de las cuales invocan espíritus y ánimas. Dicen que no soy un tipo risueño y que, sin llegar a cara de enterrador, tampoco se puede decir que tenga pinta de saleroso. Es cierto, mi expresión facial tira más a Pedro Navaja que al oso Yogui. Como la gente es muy envidiosa, guardo para dentro mi felicidad sin hacer ningún alarde y, en todo caso, con 4 ó 5 risas a la semana ya me vale para evacuar los excesos de alegría que pueda haber acumulado. Con semejante currículum, espero se me excuse una cierta aversión/atracción por los muertos y, ahí, delante mío, en los morros, tenía lo que es, quizás, la mayor expresión de la muerte: un par de momias de cientos de años de antigüedad. No en un museo, trás una vitrina, ni en una foto, ni en un documental, si no, permítaseme la expresión, «en vivo y en directo».

La muerte me impresiona. Me resulta algo tremendo, inasumible en toda su inmensidad de mutis final.

Pasando hoja con cierta prisa, el domingo me dicen que, en Timbac, un pueblo en la cima del monte del mismo nombre, a 2.500 metros sobre el nivel del mar, hoy organizan peleas de gallos. Habrá que verlo. Como dicen los filipinos, «abante».

Me monto en el techo de un camión de reparto de mercancías y enfilamos una carretera con pedruscos imponentes que quedan ahí tras los corrimientos de tierra que son el pan nuestro de cada día por esos lares. Máximo, si las piedras no dejan pasar los camiones, la gente las apuntala con maderos y aquí paz y después gloria. En el camion me agarro como si me fuera la vida porque me va la vida. Si alguien cae, no va a parar al suelo, sino a precipicios de muerte más que segura.

El «pueblo» son 4 barracas contadas rodeadas de terrazas colgantes de cultivos de todo tipo. Arriba de todo, un tenderete con 2 mini ruedos para las peleas de gallos. Asisto a 1, más ni puedo ni quiero. Los espectadores, menos gritones pero igual de entusiastas que los del boxeo, el toreo y demás espectáculos del tipo sangre e hígado, hacen sus apuestas. Los propietarios de los gallos los azuzan y ellos se lanzan a la cabeza del adversario dándose picotazos y desgarrándose la piel. Vuelan las plumas y la sangre salpica la arena. De vez en cuando los separan, les limpian las heridas y los vuelven a azuzar. Los gallos arremeten con fiereza hasta que uno de ellos cae agotado y peor herido. No pregunto, no comento, no hablo. Dicen que las peleas de gallos fueron introducidas en Filipinas por los españoles. No sé, esto de la Historia es muy complicado.

Otra vez al techo del camión y de vuelta al campamento. ¡Vaya días! Mañana subo el Monte Pulag. Dicen que viene mal tiempo. Fácil no va a ser.

Show more
IMG_20180705_092840_911
Show more
IMG_20180705_092812_603
Show more
IMG_20180705_094147_133
Show more
IMG_20180705_095351_940
Show more
IMG_20180705_093616_204
Show more
IMG_20180705_094724_587
Show more
IMG_20180705_104553_033
Show more
IMG_20180705_105716_718
Show more
IMG_20180705_110734_905
Show more
IMG_20180705_111346_645
Show more
IMG_20180705_111825_860
Show more
IMG_20180713_134911_661
Show more
IMG_20180706_124915_968
Show more
IMG_20180706_150637_408
Show more
IMG_20180706_152012_334
Show more
IMG_20180706_152629_340
Show more
IMG_20180707_102716_270
Show more
IMG_20180707_103423_875
Show more
IMG_20180707_104246_769
Show more
IMG_20180707_105712_092
Show more
IMG_20180707_105507_515
Show more
IMG_20180707_105731_239
Show more
IMG_20180707_110450_147
Show more
IMG_20180707_111338_425
Show more
IMG_20180707_112432_771
Show more
IMG_20180707_115537_073
Show more
IMG_20180707_133219_067
Show more
IMG_20180708_092241_266
Show more
IMG_20180708_114851_099
Show more
IMG_20180708_115138_112
Show more
IMG_20180708_115654_161
Show more
IMG_20180708_120053_579
Show more
IMG_20180708_120950_833
Show more
IMG_20180708_125816_908
Show more
IMG_20180708_130619_764

 




Filipinas (2) Volcanes. Del Taal al Pinatubo.

Tagaytay es un pueblo donde los urbanitas de Manila vienen a respirar aire puro. La arteria principal es bulliciosa y fea, con centros comerciales y restaurantes de comida ràpida. Hay muchos hotelitos, muchas chabolas y una urbanización tranquila de segundas residencias para ricos. Un pedacito de tranquilidad robado a la selva.

A media hora de allí, está el volcán Taal.

Arriendo por 2 días un apartamento de 20 metros en uno de los rascacielos de la urbanización, una especie de ciudad de vacaciones vertical cutre. Tengo la habitación 2.327. Cómo el primer numero de la habitación de los hoteles suele indicar el piso en el que estàs, en el ascensor pregunto a la señora que me acompaña si vamos al segundo piso. Me dice que no, que vamos al piso 23. Acabáramos. No me siento nada tranquilo pero aquí estoy. Esto caerá o arderá algún día  pero no será hoy ni mañana, supongo. Ya sería mala suerte.

Por cierto, aquí, en Filipinas, salen intermediarios por todas partes y para todo. Es su sistema colectivo de supervivencia. Es pesadito, pero no hay que resistirse mucho. Es su manera de sobrevivir.

Consejo de viajero. En viaje, en un país extranjero, se ha de surfear con las olas, nadar jugando con la corriente, nunca querer canalizar el mar y cambiar las cosas por tus narices y/o «por su bien». Eso es tontería occidental. No es tu trabajo y no está en tus manos. Vive y deja vivir, actúa con decencia y corrección y no quieras ser el salvador de la humanidad.

A las 8 a.m. voy hacia el volcán en una moto con anexo trasero como los rickshaw indios. Allí, negocio una patera filipina y empieza el juego de matrioskas de la naturaleza que es este lugar. Primero está el pueblo, Taal, luego el lago, dentro del lago la isla de los volcanes, dentro del volcán otro lago y en medio del lago otra islita.

Media hora en la canoa y 2 horas para subir y bajar el volcán. La ascensión es fácil, pero el calor asfixiante la hace pesada. No hay sombra para esconderse y de la tierra va saliendo gas sulfuroso. Arriba, el premio es la vista al lago de la caldera. El pequeño Taal es una joyita natural aunque, en la cima, una atalaya para que hagan fotos los turistas que suben, casi todos en pequeños caballitos alquilados, elimina buena parte de la magia.

Ya en la otra orilla, doy una vuelta por el pueblecito, una carretera principal y 2 calles. Lo demás son senderos que dejan entre sí las chabolas en las que habita está gente. Más pobreza, pura vida.

Me regaló un pescado frito con arroz y otra vez para Tagaytay, montaña arriba, está vez en una moto con sidecar. Un viaje de media hora divertido, a todo gas, con el culo a 5 centímetros del suelo pegando botes hasta hacer sopa de mis riñones.

Poco a poco, me voy defendiendo mejor en Filipinas. Ya hago pie, tocó el fondo de puntillas y me siento más cómodo y suelto.

Apuntes. 1.- Ya he probado la comida de la calle: 1 trocito de pollo frito, 5 unidades de siomai, 1 pinchito de una cosa larga y fina que no sé lo que es, ni quiero saberlo, y una Coca Cola, 1,5 euros. 2.- He conocido una hormiga filipina. Muerde, la cabrona. Y 3.- He aprendido la primera palabra en talago: «hola» se dice…»hola». Soy un fiera con los idiomas.

Ya que he visto el lago y el volcán Taal desde delante y desde dentro, me voy a verlo desde arriba, desde el Picnic Grove. La vista es espectacular, ni más, ni menos, pero ya está visto y tengo prisa para mí siguiente destino: el volcán Pinatubo. Palabras mayores. Su última erupción fue en 1.991. Eso es ayer para un volcán.

En bus, y los últimos 30 Km en otro sidecar tirado por una Onda 125, llegó a Santa Juliana, el pueblo más cercano al Pinatubo. En realidad, no es un pueblo, es un asentamiento de chozas y cabañas alrededor de una carretera en medio de la selva. Allí conviven 7.000 personas con bueyes, gallinas, ranas, gatos, perros, gansos… Hago noche en un campamento familiar básico pero muy agradable. Mañana, a las 6 a.m., desayuno y «parriba».

Primero hay 1 hora de marcha, con un 4×4 ruinoso, por un cañón entre montañas cortadas a cuchillo por siglos de erupciones y movimientos sísmicos que se convierte, sucesivamente, con todo lo que ha expulsado la montaña en sus petardeos, en camino de tierra, pedregal volcánico, río y lodazal. El cuerpo tenso y agarrado a donde puedes para no salir disparado con los golpes, saltos y sacudidas. Cómo subirse al potro, bisonte loco o como se llame esa atracción de feria. Todavía no ha empezado la ascensión y ya es una aventura.

Después, el cañón se va estrechando y tienes una marcha de más 4 horas, ida y vuelta, por senderos y cauces de riachuelos. Ha habido suerte y el día es «fresquito», alternando 30° y 100% de humedad con chaparrones de 15 minutos que te meten una somanta de agua como si te tiraras de cabeza bajo una cascada.

En la cima, vistas al cráter, otra obra de arte natural. Un lago de aguas que van cambiando de color según se nubla o sale el sol, enmarcado por un circo de montañas selváticas. Poco que decir. Sólo admirar, respirar hondo, sentir la paz del lugar.

Entre todo, son más de 6 horas intensas y estoy vapuleado y descuajeringado, pero doblo la apuesta del día. Me han dicho que, a poco más de media hora de Santa Juliana, hay uno de los 15 poblados de la etnia aeta que se resisten, con más pena que gloria,  a ser engullidos por la civilización. Un bocadillo y una Coca Cola y me voy a verlo. Ya descansaré cuando me muera.

La aldea está en la falda del Monte Telakawa, al otro lado del río que, ahora, no va crecido y, en su mayor parte, es un arenal hasta la época de lluvias que acaba de empezar. Donde hay corriente no supone tampoco gran problema si no té importa mojarte hasta las rodillas. Son una veintena de chozas donde se hacinan mas de 50 familias con su ganado y sus cultivos de autoabastecimiento. Una choza común en una especie de placita con una fuente accionada hidráulicamente y una iglesia/escuela, sin sacerdote ni maestro, completan el cuadro. Otro escalón más abajo de la pobreza. Sus habitantes son más negros que orientales y están contentísimos de que les vengan a ver por poco que pongas de tu parte.

No había visto algo así desde mi último viaje a Mali. Es apabullante. Cada día pienso que lo que veo es el colmo de lo misérrimo y cada nuevo día descubro algo peor. Sin escolarización, sin planificación familiar, sin presente ni futuro y con un pasado en extinción, esta gente desconoce el significado de la palabra esperanza. Eso sí, les enseñan que hay un Dios y una vida mejor pero, para llegar a ella, han de ser buenos… y morirse. No creo que tengan ni consciencia de que, fuera de ese infracolectivo, existe un progreso a años luz de su realidad. Les encanta que les hagas fotos con el móvil. Se tronchan de risa. Yo no.

Según parece, porque la desgracia siempre va con amigos, en esta zona hay mucha malaria y dengue. El hospital más cercano está a 30 kilómetros, un viaje transoceánico para esta gente. Si el río está crecido, un viaje imposible.

Otra jornada intensa. A dormir sin pensar mucho.

Show more
IMG_20180628_171507_829
Show more
IMG_20180628_151152_193
Show more
IMG_20180628_172442_409
Show more
IMG_20180628_084441_033
Show more
IMG_20180628_110808_664
Show more
IMG_20180628_092223_986
Show more
IMG_20180628_101908_415
Show more
IMG_20180628_095932_189
Show more
IMG_20180628_102517_535
Show more
IMG_20180628_112810_179
Show more
IMG_20180628_113822_363
Show more
IMG_20180628_113942_452
Show more
IMG_20180628_120538_715
Show more
IMG_20180628_132528_492
Show more
IMG_20180629_114228_181
Show more
IMG_20180702_113045_358
Show more
IMG_20180702_180010_104
Show more
IMG_20180702_180816_342
Show more
IMG_20180702_180335_384
Show more
IMG_20180702_183733_412
Show more
IMG_20180703_070418_814
Show more
IMG_20180703_071503_373
Show more
IMG_20180703_074855_406
Show more
IMG_20180703_082842_649
Show more
IMG_20180703_093616_862
Show more
IMG_20180703_101207_706
Show more
IMG_20180703_095522_181
Show more
IMG_20180703_111140_843
Show more
IMG_20180703_114150_425
Show more
IMG_20180703_130440_022
Show more
IMG_20180703_151255_516
Show more
IMG_20180703_154150_783
Show more
IMG_20180703_154556_838
Show more
IMG_20180703_154654_854
Show more
IMG_20180703_154958_046
Show more
IMG_20180703_160231_146
Show more
IMG_20180703_155236_999
Show more
IMG_20180703_161115_626
Show more
IMG_20180703_155906_494
Show more
IMG_20180703_162254_984
Show more
IMG_20180703_164603_201
Show more
IMG_20180703_165657_080




Filipinas (1) Manila. Planeta misera.

Manila. Primeras impresiones.

Mucho tráfico, mucho ruido, mucha prostitución, inseguridad, pobreza, suciedad… De Japón a Filipinas, otro cambio radical. Ya vuelvo a no tocar fondo.

…reseteando…

A la salida del aeropuerto, se agolpan los taxistas a pescar pasaje. Hay una especie de «negociadores» y me preparo para el ataque. Voy al área exterior de fumadores y espero con un cigarrillo a que venga alguno. Ya no se sabe si voy o vengo y eso siempre da ventaja. Viene uno, pide 36 euros, 2.250 pesos. Lo dejamos en 600 pesos, 10 euros más menos.

Me presento en el hostel y, en la puerta, un letrero enorme lo deja todo bien claro: «NO ESTAN PERMITIDAS EN EL INTERIOR LAS DROGAS ILEGALES NI LAS ARMAS». Joooder, donde me he metido…

Ya es de noche y doy una vuelta de reconocimiento. Restaurantes coreanos cada 20 metros, seguratas en cada local, sea un bar o un colmado, letreros de neon anunciando clubs, prostibulos, boxeo de enanos y de mujeres y todo tipo de espectáculos cutres… Cucarachas a porrillo por el suelo… De lo mas sórdido. Tercer Mundo.

Estos cambios de países son traumáticos.

Por la mañana, Manila no mejora. La ciudad es un caos. Y ese olor…como en las ciudades indias o africanas…un olor acre, intenso, de humanidad adocenada, agitada y mezclada junto con basura, sudores, comida callejera refrita y motores viejos recalentados. Lo conozco. Es el olor de la miseria.

En la calle, antidisturbios, y en los bancos, seguridad con metralletas. Parece una ciudad en estado de sitio. El calor es sofocante, la humedad pegajosa y chabolas y rascacielos escupen a la cara enormes desigualdades sociales. La muchedumbre que abarrota las calles se busca la vida con aires de zombi y bandadas de jóvenes desarraigados, pobres como ratas y enviciados, ofrecen de todo intentando arrancarte unos pesos.

Qué hace un chavalito como yo en un sitio como éste tiene rápida respuesta: ver Mundo. Así es buena parte de este planeta, aunque desde nuestra vida occidental no lo veamos. No ver, no saber, no vivir esto, ciega hasta no dejarte disfrutar de tu situación de privilegio castrando tu capacidad de ser feliz y cocinando una sociedad cada vez más rebuscada, codiciosa, insolidaria, débil y pobre de espiritu.

Aquí la miseria se palpa en el ambiente. Es espesa. Al pueblo se le mantiene a raya a base de un nacionalismo patriotero y una religiosidad devota, todo ello alentado entusiasticamente por el poder, como suele pasar. Con eso, el karaoke y el futbol, se va tirando.

Todo un día de callejeo por Manila es un baño de realidad y me deja grogui.

Me subo a un jeepney, uno de esos autobuses filipinos chapados y pintados de colorines, y me bajo en Intramuros, un barrio de murallas, iglesias, edificios coloniales desconchados…y miseria. Luego, a Chinatown, farolillos, puestos de fruta y verduras, comida oriental, cables de electricidad como para tapar el sol…y miseria. De ahi sigo a pie hasta la Iglesia de Kiapo y el mercado que la rodea: cruces, figuras religiosas, estampas, incienso, muchedumbre a raudales…y miseria.

Es ya la hora de comer y aterrizó en el mercado de Dampa. Más puestos de fruta y verdura y, sobre todo, de pescado y marisco que compras en la calle y te cocinan en los restaurantes de alrededor. Curiosa la cantidad de gays, transexuales y travestis. El pescado, delicioso. Envolviéndolo todo…miseria, más miseria.

Y, de postre, paseando hacia el hotel, por pura casualidad e ignorancia, me meto en Bangueray Bogalo, Parañaque, Santo Niño y otros barrios populares y eso ya… Atardece y paseo por las callecitas de la zona donde la gente disfruta al fresco hablando con los vecinos, jugando al baloncesto y preparando barbacoas en la acera. Por dentro, un laberinto de callejones donde no entra la luz, un inframundo oscuro y siniestro. Las vísceras de la ciudad. De entrada supongo que, si eres «impresionable», aquí tienes chicha de sobras para alimentar tus miedos y salir corriendo pero, en realidad, la gente es afable, risueña y, aunque parezca mentira, feliz. No tengo allí ni la más mínima sensación de inseguridad o amenaza a pesar de que estoy en una especie de gueto tipo favela rodeado de gente que no gana en un año lo que llevo yo en el bolsillo. Y llevo muy poco.

Me quedo con la imagen de gente tremendamente dejada de la mano de Dios, con una felicidad espontánea y natural sin el menor asomo de amargura. Una lección de vida. Por favor, si alguien me escucha quejame de algo, recordarme que yo he estado en Barangay, el hogar, dulce hogar, de la más pura y dura…miseria.

No será éste, seguro, uno de mis mejores relatos. Todo esto te deja sin palabras, descorazonado y como metido para dentro, con una sensación rara. No sé. Son ostias visuales en los morros, una serie abrumadora de golpes higado-bazo que no se encajan bien sino todo lo contrario. Yo ya he visto mucha pobreza en viaje, pero esto… No sé. Esto es el planeta Miseria. Lo dejo aquí. Tampoco tengo hoy más ganas de escribir.

Me decía en Japón Andrei, un viajero ruso: «A quien no le gustan las putas ni bucear, en Filipinas no se le ha perdido nada». Entonces yo todavía no lo sabía pero, diciendo eso,  Andrei estaba, y supongo que continúa estando, tremendamente equivocado.

Mañana me voy de aqui. En Tagaytay, a 60 km de Manila, 3 horas de bus, está el volcán Taal. Sigo camino.

Show more
IMG_20180629_202316_563
Show more
IMG_20180627_082922_117
Show more
IMG_20180627_082830_946
Show more
IMG_20180627_092051_480
Show more
IMG_20180627_091437_015
Show more
IMG_20180701_114132_118
Show more
IMG_20180701_114955_909
Show more
IMG_20180701_114010_670
Show more
IMG_20180701_121452_874
Show more
IMG_20180701_122205_725
Show more
IMG_20180701_125143_132
Show more
IMG_20180701_130343_122
Show more
IMG_20180701_130911_511
Show more
IMG_20180701_131236_042
Show more
IMG_20180701_140308_408
Show more
IMG_20180701_140420_064
Show more
IMG_20180701_141232_196
Show more
IMG_20180701_140950_578
Show more
IMG_20180701_141333_095
Show more
IMG_20180701_145141_858
Show more
IMG_20180701_145231_734
Show more
IMG_20180701_145653_638
Show more
IMG_20180701_165112_561
Show more
IMG_20180701_165322_119
Show more
IMG_20180701_165520_598
Show more
IMG_20180701_173533_014
Show more
IMG_20180701_174201_642
Show more
IMG_20180701_174228_159
Show more
IMG_20180701_175525_201
Show more
IMG_20180701_175553_709
Show more
IMG_20180701_175730_404
Show more
IMG_20180701_175919_838
Show more
IMG_20180701_182949_333
Show more
IMG_20180701_192701_392