1

Amigos Viajeros. Jaume Dalmau Caner

Mi amigo Jaume Dalmau nos descubre en este post un tipo de viaje que todavía no habíamos tratado en esta sección: los viajes por el mundo submarino.

Jaume escribe en nuestra lengua vernácula, el catalán y, tras su texto, yo lo he traducido al castellano para los seguidores de Alas y Viento que no conocen nuestro idioma. Espero que disfrutéis todos.

Gracies Jaume!

Nedant per mars i oceans del món

Jaume Dalmau i Caner

El meu amic Nacho m’ha convidat a compartir les meves experiències nedant per diferents mars i oceans al seu blog: ‘Alas y Viento’. Jo he acceptat encantat ja que és una persona amb qui he compartit molt bones estones.

Començaré pel meu primer gran viatge que va ser a Costa Rica i Panamà. Malauradament, no en tinc fotos submarines, la càmera es va inundar, els primers dies, però va ser el meu «estreno» en mars desconeguts i com, el que jo entenc com anar de viatge en ves d’anar de vacances. M’explicaré, anar de vacances ho veig com sortir de casa amb una gran maleta, plena de roba de mudar, roba mes informal i roba d’esport, arribar a un hotelet i passar-hi uns 10 dies amb, naturalment, sortides puntuals.

Anar de viatge ho entenc mes com sortir de casa amb la motxilla a l’esquena. Tenir-ho tot ben posat i protegit de la pluja, de la pols i dels possibles robatoris. Tenir en compte que hauràs de carregar aquest pes durant setmanes. Cal protegir la motxilla de la brutícia i de tot. És allò que tens i t’acompanyarà, en les condicions que quedi, durant el gran viatge de quatre o sis setmanes. El fet que no sols passar més de dues nits a un lloc, t’obliga a ser ordenat, ja que et mouràs en avió, avioneta, tren, autobús, vaixell, barca, metro, cotxe, moto, bici, tuc-tuc a peu i en horaris molt variats.

A viatjar n’he après sobretot gràcies a dues amigues, companyes, amb una gran experiència i els hi estic molt agraït. M’han ensenyat l’obligació de protegir la motxilla i el que hi ha dins, i protegir-te alhora tu mateix. L’obligació d’entendre que el que aquí, a casa, pot ser un petit problema, en d’altres països, pot ser molt greu: ferides, picades, intoxicacions per menjar o per líquids, etc. Elles m’han ensenyat a gaudir dels viatge i tornar a casa sa i estalvi.

He entès, que soc molt petit i fràgil davant les forces de la natura: tempestes de pluja, llamps i trons en mig d’una selva; temporals embarcat en vaixells, més o menys grans; sentir i veure la força d’un volca proper; les conseqüències de la brutalitat d’un Tsunami; corrents marines, que res tenen a veure amb el que conec a casa (l’Empordà); animals marins i terrestres que m’han avisat de marxar, que havia de sortir i deixa’ls fer. La gana: la necessitat de menjar i l’intent de no ser menjat, entre altres.  Com pot canviar radicalment un entorn, prou tranquil fins llavors, i tenir la sort d’entendre allò que estava passant.

Aquests viatges m’han ensenyat moltes coses: que per car que pugui ser un viatge i com a «motxillero» no ho és!! Per diners que pugui costar un viatge, SEMPRE he tornat més ric, més ric en experiències, més ric en una visió, molt més ample de mires. He conegut noves maneres de viure i de entendre la vida. En el primer món, no som mes llestos ni mes feliços, per disposar de mes diners. No som mes rics. Nosaltres portem rellotge, però ells tenen el temps.

Amb tot, tinc la certesa que passades unes quatre setmanes, tinc molta enyorança del meu país, Catalunya, trobo a faltar l’Empordà. Em manquen la família, els amics, he conegut per terra, mar i aire llocs espectaculars, considerats amb «raó» meravelles del mon però mes d’hora que tard necessito tornar a casa. També he de dir que he gaudit de excel·lents, fantàstics, genials, fenomenals, formidables, companys de viatge.

Ara, us parlaré de la meva experiència AL MAR a Costa Rica i Panama, Brasil-Fernando de Noronha, Cap Verd (Cabo Verde), Cuba, Grècia, , Tanzània, Kenya, Zanzibar, Madagascar, Egipte (Mar Roig), indonèsia, Malàisia i Tailàndia.

 

COSTA RICA-PANAMÀ.

​Hi vaig aprendre a ser molt més prudent​; m’explicaré, anàvem amb bici seguint la costa des de un poble a un altre, eren els primers dies, i jo no havia tingut l’oportunitat de veure res al mar. Hi havia platges molt llargues de sorra, amb trencants, més o menys importants. Tot d’una, passada una punta i vam trobar unes xalanes de pescadors i a uns 400 metres, una illa. Vaig pensar, aquesta es la meva!! ara sí!! Allà hi haurà més visibilitat i vida submarina concentrada a l’illa, doncs vinga, mentre la meva companya llegia un llibre sota una palmera, jo em vaig calçar els «patos», em vaig posar les ulleres, el tub i endavant a nedar cap a l’illa. La temperatura de l’aigua era bona, la corrent era lleugera i controlable. Tal com sospitava els primers metres tenia zero visibilitat, confiava que, fora la trencant milloraria. Així va ser. Prop de l’illa, era força millor, ni de bon tros bona, però millor. Ja era a l’illa, veia les roques sota meu. Nedant per el costat d’en terra, vaig arribar a la cantonada de més enfora,  només treure el cap , vaig veure la cua i intuir part del cos d’un peix, just llavors vaig ser conscient del meu error. Era en un mar desconegut, sense visibilitat on el primer peix que vaig veure era molt mes gros que jo. Vaig decidir fer mitja volta i tornar ràpid a la platja. Recordo perfectament la desagradable sensació de solitud, de fragilitat, de por del que imaginava que hi podia haver molt a prop i que jo no podia veure.

 

 

BRASIL-FERNANDO de NORONHA

Érem a la zona costera de Recife, Fortaleza, Sao Luis, Bélem, direcció  al Amazones. Platges llargues moltes ideals per surfejar i nedar jugant amb les onades, però impossible de fer cap foto submarina:  trencant amb onades i poca o nul·la visibilitat. Cap problema, vàrem provar de fer surf. D’allà vàrem anar cap a Fernando de Noronha. Unes illes on cal anar-hi amb avió o avioneta. Unes illes protegides, on hi ha o al menys hi havia un número limitat de visitants permesos i et col·locaven on hi havia lloc.

El primer dia, ràpid, tots a l’aigua. A la fi, un fons marí ric, excel·lent visibilitat, algun tauró «nodrissa», peixos àngel fantàstics. Hi vam poder estar pocs dies però molt ben aprofitats. Com anècdota, recordo una tarda que ens vam anar a banyar les dues parelles que viatjàvem juntes. Vàrem nedar els quatre una mica enfora, gaudint de la rica vida submarina, teníem uns quants taurons joves a prop, una de les noies va dir:

–  Tornem?, jo no em trobo segura aquí.

Tots vàrem preguntar sorpresos, per què?

Ella va dir:

  • Hi ha molts taurons!

Nosaltres vàrem dir rient:

– Sí, però son bebès

Ella va dir:

  • Sí, però a mi el que em preocupa és, si ve la mare dels bebès.

Tots vàrem deixar de riure i tornar nedant cap a la sorra.

 

CUBA

Fantàstiques capbussades. La visibilitat era sovint tant bona que em va jugar una mala passada. Un dels dies, vaig veure aturada al fons, ­–de la manera en la qual els peixos s’aturen per ser desparasitats–, una gran Barracuda. Vaig anar baixant però no des de la vertical, per no espantar-la a ella o als peixos netejadors. Quan la vaig tenir a pocs metres, vaig fer la primera foto. Era encara lluny i ho sabia, però ja tenia una foto, ara tocava intentar millorar-la. La barracuda es deixava fer, quieta, amb la cua mes baixa que el cap.La boca oberta per donar accés a netejar-la també. Segona foto, i temps per una tercera, podia veure perfectament les seves dents grans com les de un gos. Durant tot aquest procés el temps anava passant. Jo era més fondo i amb menys oxigen als pulmons (sempre faig les fotos a pulmó, en apnea). Sem va acudir mirar enlaire i… sorpresa!!! No era conscient de l’avall que era. La visibilitat era tant bona que pensava ser més a prop de la superfície, doncs no, vaig pujar ràpid i una mica justet d’aire.

 

CAP VERD (Cabo Verde)

Sempre vaig tenir la sensació de tenir molt mar al voltant, de tenir grans peixos pelàgics, que neden entre aigües. No m’era fàcil sentir-me còmode. Hi vaig fer alguna foto que m’agrada. Hi vaig trobar alguna tortuga, i això sempre em fa feliç, però realment no vaig trobar el ritme. Era com intentar ballar una música de la qual no en tens el ritme, segurament, sigui una qüestió de temps per «agafar el seu ritme».

 

GRÈCIA

Un fons marí mediterrani, com el meu/nostre, immediatament, tot sota control. Hi vaig trobar, en una platja una mica aïllada, les restes arqueològiques (àmfores i ceràmica) d’un antic naufragi o un poble enfonsat. En vaig fer alguna foto. No saps mai el que et pots trobar!!, però, ho pots o millor dit encara, ho hauries de sospitar.

 

ZANZÍBAR

Va ser la guinda del pastis d’un gran viatge per Kenya i Tanzània (safaris per els Ngorongoro, Serengueti, etc.). Un somni fet realitat. Recordo perfectament el fons marí de Zanzíbar: uns coralls amb unes formes impressionants. Un dia, després d’unes pluges molt fortes, vaig entrar al mar, sabia per experiència que trobaria escassa  visibilitat i partícules en suspensió,­– que em son un problema per fer fotos–, tenia poques esperances de fer alguna foto, però teníem poquets dies a Zanzíbar. Vaig nedar enfora buscant aigües mes clares i no massa fondes. Mentre anava fent, vaig escoltar una espècie de click-click. Uns espetecs que em va posar en alerta. El cor se’m va accelerar i vaig pensar que «pot ser» podria fer realitat un altre somni: tenia la confiança que aquella fressa eren dofins hi que no podien ser gaire lluny. Jo havia nedat força enfora, la visibilitat havia millorat molt. El cel de plom donava fe de la tempesta viscuda. Jo continuava sentint el so dels dofins i de cop i volta, eren allà, al meu costat, jugant entre ells i jo vaig entendre que hi era convidat, quasi m’oblidà de fer alguna foto. Va ser una estona màgica: el millor premi imaginable.

 

MADAGASCAR

Em va ser complicat a nivell de mar, sovint trobàvem rètols on prohibien el bany o advertien de perill. Les raons que ens varen dir va ser perquè podien haver fortes corrents o la possible presència de taurons, degut a què han après a seguir fins molt a prop de la costa als vaixells que tiren restes de menjar o pesca per la borda al mar. Tot i així, on vaig poder, vaig fer alguna foto que encara m’agrada. Sempre he pensat que si la gent local et diu: ‘no entris’, no fer-ho; bé, quasi sempre.

 

MAR ROIG-EGIPTE

Teníem l’Hotel en un petit penya segat sobre el mar. L’accés al mar era baixant-hi amb un ascensor. El mar allà sota era brut de escombraries, tot i haver-hi allà mateix les barquetes dels pescadors. Ells mateixos no tenien cap cura del mar: ple de restes de peix, cordes, llaunes, roba, restes de xarxes i palangres, pneumàtics. Un penós abocador. Per sort, vaig recordar d’haver passat per davant d’hotels de luxe, no molt lluny del nostre hotelet, i se’m va encendre el llum de seguida:  hotels de luxe!! = a fons de luxe!! Hi ho vaig provar. Vaig començar a nedar en aquella direcció, era lluny, però el fons marí era cada cop mes ric i net. Era al paradís: una meravella. De nou, el premi al esforç.

 

INDONÈSIA-MALÀISIA-TAILÀNDIA

Els poso junts, ja que a nivell de mar i fons marí, son semblants, hi he tingut dies realment increïbles. Quan  podíem, agafàvem vaixells i barquetes que ens portaven a illes o zones protegides com per exemple: Ko Chang, Ko Ang Thong, Similan a Tailàndia o a Indonèsia a les illes Gili, Raja Ampat, Bali, Komodo, Sulawesi, Amed, i a Malàisia a Tioman, Langkawi i Kinabalu. Anàvem a reserves marines, on et quedaves en una d’aquestes illes o bé a bordo del mateix vaixell: uns dies al paradís. La forma dels coralls d’aquests països, sovint, alts i prims, els fan fràgils, i els cops de mar els trenquen, amb la qual cosa se sent sota aigua tota la estona un soroll de fons: un clink i clank d’aquells trossos de corall xocant entre ells. Cada mar te el seu so, color, olor, caràcter i personalitat.

 

Quan he parlat del mar, de vegades hauria d’haver dit oceà, però jo, personalment, n’hi dic mar, ja que és més íntim. Una relació més propera, més intensa, més personalitzada, més entre aigua i home.


 

Nadando por mares y océanos del Mundo

Mi amigo Nacho me ha invitado a compartir mis experiencias nadando por diferentes mares y océanos en su blog Alas i Viento. Yo he aceptado encantado ya que es una persona con la que he compartido muy buenas ratos.

Empezaré por mi primer gran viaje que fue a Costa Rica y Panamá. Desgraciadamente, no tengo fotos submarinas, la cámara se inundó, en los primeros días, pero fué mi «estreno» en mares desconocidos y cómo lo que yo entiendo es  “ir de viaje” contra “ir de vacaciones”.

Ir de vacaciones lo veo como salir de casa con una gran maleta, llena de ropa “de bonito”, ropa más informal y ropa de deporte, llegar a un hotelito y pasar unos 10 días con, naturalmente, salidas puntuales . Ir de viaje lo entiendo más cómo salir de casa con la mochila en la espalda, tenerlo todo bien puesto y protegido de la lluvia, del polvo y de los posibles robos. Ten en cuenta que tendrás que cargar ese peso durante semanas. Es necesario proteger la mochila de la suciedad y de todo. Es lo que tienes y te acompañará, en las condiciones que sean, durante un gran viaje de cuatro o seis semanas. El hecho de no  pasar más de dos noches en un mismo sitio te obliga a ser ordenado, ya que te moverás en avión, avioneta, tren, autobús, velero, barca, metro, coche, moto, bici, tuc-tuc, a pie y en horarios muy variados.

A viajar he aprendido, sobre todo, gracias a dos amigas, compañeras con una gran experiencia, y les estoy muy agradecido. Me han enseñado la obligación de proteger la mochila y lo que hay dentro y protegerte a la vez a ti mismo con la obligación de entender que lo que aquí, en casa, puede ser un pequeño problema, en otros países, puede ser muy grave: heridas, picaduras, intoxicaciones por comida o por líquidos, etc. Ellas me han enseñado a disfrutar de los viajes y volver a casa sano y salvo.

He entendido que soy muy pequeño y frágil ante las fuerzas de la naturaleza: tormentas de lluvia, rayos y truenos en medio de una selva; temporales embarcado en barcos, más o menos grandes; sentir y ver la fuerza de un volcán cercano; las consecuencias de la brutalidad de un Tsunami; corrientes marinas, que nada tienen que ver con lo que conozco en casa (el Empordà); animales marinos y terrestres que me han avisado de huir, que tenía que salir y déjalos hacer;  el hambre,  la necesidad de comer y el intento de no ser comido… Cómo puede cambiar radicalmente un entorno, bastante tranquilo hasta entonces, y tener la suerte de entender lo que estaba pasando.

Estos viajes me han enseñado muchas cosas, como que por caro que pueda ser un viaje y como mochilero no lo es, por dinero que pueda costar un viaje SIEMPRE he vuelto más rico. Más rico en experiencias, más rico en visión, mucho más ancho de miras. He conocido nuevas formas de vivir y de entender la vida. En el primer mundo, no somos más listos ni más felices, por disponer de más dinero. No somos más ricos. Nosotros llevamos reloj, pero ellos tienen tiempo.

Con todo, tengo la certeza de que, pasadas unas cuatro semanas, tengo mucha añoranza de mi país, Catalunya, echo de menos el  Empordà. Me faltan mi familia, mis amigos. He conocido por tierra, mar y aire lugares espectaculares, considerados con «razón» maravillas del mundo pero más temprano que tarde necesito volver a casa. También tengo que decir que he disfrutado de excelentes, fantásticos, geniales, fenomenales, formidables, compañeros de viaje.

 

Ahora, os hablaré de mi experiencia en los mares de Costa Rica y Panama, Brasil-Fernando de Noronha, Cabo Verde, Cuba, Grecia, , Tanzania, Kenia, Zanzibar, Madagascar, Egipto, indonesia, Malasia y Tailandia.

 

COSTA RICA-PANAMÁ.

Aprendí a ser mucho más prudente. Ibamos en bici siguiendo la costa de un pueblo a otro, eran los primeros días, y yo no había tenido la oportunidad de ver nada en el mar. Había playas muy largas de arena, con desvíos, más o menos importantes. De repente, pasada una punta encontramos unas chalanas de pescadores y, a unos 400 metros, una isla. Pensé, esta es la mía!! ahora sí!! Allí habrá más visibilidad y vida submarina concentrada en la isla. Pues venga, mientras mi compañera leía un libro bajo una palmera, yo me calcé los «patos», me puse las gafas, el tubo y adelante a nadar hacia en la isla. La temperatura del agua era buena, la corriente era ligera y controlable.

Tal y como sospechaba los primeros metros tenía cero visibilidad, confiaba en que, lejos, la rompiente mejoraría. Así fue. Cerca de la isla, era bastante mejor, ni mucho menos buena, pero mejor. Ya estaba en la isla, veía las rocas debajo de mí. Nadando por el lado de tierra, llegué a la esquina más lejana y, sólo asomarme, vi la cola e intuí parte del cuerpo de un pez. Justo entonces fui consciente de mi error. Era en un mar desconocido, sin visibilidad, donde el primer pez que vi era mas grande que yo. Decidí dar media vuelta y volver rápido a la playa. Recuerdo perfectamente la desagradable sensación de soledad, de fragilidad, de miedo a lo que imaginaba que podía estar muy cerca y que yo no podía ver.

 

BRASIL-FERNANDO de NORONHA

Estábamos en la zona costera de Recife, Fortaleza, Sao Luis, Belém, dirección al Amazonas. Playas largas, muchas de ellas ideales para surfear y nadar jugando con las olas, pero imposible hacer ninguna foto submarina: rompientes con olas y poca o nula visibilidad. No hay problema, intentamos hacer surf. De ahí fuimos hacia Fernando de Noronha. Unas islas en las que hay que ir en avión o avioneta. Unas islas protegidas donde hay, o por lo menos había, un número limitado de visitantes permitidos y te colocaban donde había sitio.

El primer día, rápido, todos al agua. Por fin, un fondo marino rico, excelente visibilidad, algún tiburón «nodriza», peces ángel fantásticos. Pudimos estar pocos días pero muy bien aprovechados. Como anécdota, recuerdo una tarde que nos fuimos a bañar a las dos parejas que viajábamos juntas. Nadamos los cuatro un poco lejos, disfrutando de la rica vida submarina, teníamos varios tiburones jóvenes cerca y una de las chicas dijo:

– ¿Volvemos?, yo no me encuentro segura aquí.

Todos preguntamos asombrados, ¿por qué?

Ella dijo:

– ¡Hay muchos tiburones!

Nosotros dijimos riendo:

– Sí, pero son bebés

Ella dijo:

– Sí, pero a mí lo que me preocupa es, si viene la madre de los bebés.

Todos dejamos de reír y volvimos a nadar hacia la arena.

 

CUBA

Fantásticas zambullidas. La visibilidad era a menudo tan buena que me jugó una mala pasada. Uno de esos días vi parada en el fondo, ¬–de la forma en que los peces se detienen para ser desparasitados–, una gran Barracuda. Fui bajando pero no desde la vertical, para no asustarla a ella o a los peces limpiadores. Cuando la tuve a pocos metros, tomé la primera foto. Estaba todavía lejos y lo sabía, pero ya tenía una foto y ahora tocaba intentar mejorarla. La barracuda se dejaba hacer, quieta, con la cola más baja que la cabeza. La boca abierta para dar acceso a limpiarla también. Segunda foto, y tiempo para una tercera. Podía ver perfectamente sus dientes grandes como los de un perro. Durante todo este proceso el tiempo iba pasando. Yo estaba  a más profundidad  y con menos oxígeno en los pulmones (siempre hago las fotos en pulmón, en apnea). Se me ocurrió mirar hacia arriba y… ¡sorpresa!!! No era consciente de lo que era. La visibilidad era tan buena que pensaba estar más cerca de la superficie, pues no:  subida (excesivamente) rápida y justito de aire.

 

CABO VERDE

Siempre tuve la sensación de tener mucho mar alrededor, de tener grandes peces pelágicos que nadan entre aguas. No me era fácil sentirme cómodo. Hice alguna foto que me gusta, encontré alguna tortuga, y eso siempre me hace feliz, pero realmente no encontré el punto. Era como intentar bailar una música de la que no tienes el ritmo.  Seguramente sea una cuestión de tiempo.

 

GRECIA

Un fondo marino mediterráneo, como el mío/nuestro.  Inmediatamente, todo bajo control. Encontré, en una playa algo aislada, los restos arqueológicos (ánforas y cerámica) de un antiguo naufragio o un pueblo hundido. Hice alguna foto. Nunca sabes lo que te puedes encontrar, pero lo puedes, o mejor dicho todavía, deberías sospecharlo.

 

ZANZÍBAR

Fue la guinda del pastel de un gran viaje por Kenia y Tanzania (safaris por Ngorongoro, Serengueti, etc.). Un sueño hecho realidad. Recuerdo perfectamente el fondo marino de Zanzíbar: unos corales con impresionantes formas. Un día, después de unas lluvias muy fuertes, entré en el mar. Sabía por experiencia que encontraría escasa visibilidad y partículas en suspensión, –que son un problema para fotografía submarina–, tenía pocas esperanzas de hacer alguna foto, pero teníamos pocos días en Zanzíbar. Nadé hacia fuera buscando aguas más claras y no demasiado hondas. Mientras iba nadando, escuché una especie de click-click. Unos chasquidos que me pusieron en alerta. El corazón se me aceleró y pensé que «puede ser», que podría hacer realidad otro sueño: tenía la confianza de que ese ruido eran delfines que no podían estar muy lejos.  Había nadado bastante lejos y la visibilidad había mejorado mucho. El cielo de plomo daba fe de la tormenta vivida. Yo seguía escuchando el sonido de los delfines y, de repente, estaban allí, a mi lado, jugando entre ellos y yo entendí que estaba invitado.  Casi me olvidó hacer alguna foto. Fue un rato mágico: el mejor premio imaginable.

 

MADAGASCAR

Fue complicado a nivel de mar y a menudo encontrábamos rótulos donde prohibían el baño o advertían de peligro. La razón que nos dieron fue que podían haber fuertes corrientes o la posible presencia de tiburones debido a que han aprendido a seguir hasta muy cerca de la costa a los barcos que echan restos de comida o pesca por la borda. Sin embargo, donde pude, hice alguna foto que todavía me gusta. Siempre he pensado que si la gente local te dice: ‘no entres’, no debes hacerlo; bueno…casi siempre.

 

EGIPTO- MAR ROJO

Teníamos el Hotel en un pequeño acantilado. El acceso al mar era descendiendo con un ascensor. El mar allí debajo estaba sucio de basura, a pesar de haber allí mismo las barquitas de los pescadores. Ellos mismos no cuidaban el mar, lleno de restos de pescado, cuerdas, latas, ropa, restos de redes y palangres, neumáticos. Un penoso vertedero. Por suerte, recordé haber pasado por delante de hoteles de lujo, no muy lejos de nuestro hotelito, y se me encendió la lámpara enseguida: hoteles de lujo!! = a fondo de lujo!! Lo probé. Empecé a nadar en esa dirección, estaba lejos, pero el fondo marino era cada vez más rico y limpio. Estaba en el paraíso: una maravilla. De nuevo, el premio al esfuerzo.

 

INDONESIA-MALASIA-TAILANDIA

A nivel de mar y fondo marino, son parecidos y he tenido en esas zonas días realmente increíbles. Cuando podíamos, tomábamos barcos y barquitas que nos llevaban a islas o zonas protegidas como Ko Chang, Ko Ang Thong, Similan en Tailandia o en Indonesia en las islas Gili, Raja Ampat, Bali, Komodo, Sulawesi, Amed, y en Malasia en Tiomán, Langkawi y Kinabalu. Íbamos a reservas marinas, donde te quedabas a dormir en una de estas islas o a bordo del mismo barco: unos días en el paraíso. La forma de los corales de estos países, a menudo, altos y delgados, los hacen frágiles, y los golpes de mar los rompen, con lo que se oye bajo agua todo el rato un ruido de fondo: un clink y clank de aquellos trozos de coral chocando entre si. Cada mar tiene su sonido, color, olor, carácter y personalidad.

 

Cuando he hablado del mar, a veces debería haber dicho océano, pero yo, personalmente, le llamo mar, ya que es más íntimo. Una relación más cercana, más intensa, más personalizada, más entre agua y hombre.

 

Jaume Dalmau i Caner

 




Amigos Viajeros. Quim Carreras. La aventura de cruzar el Atlántico en solitario.

No puedo decir que hay un post de Amigos Viajeros que me haga especial ilusión porqué todos me encantan y todos son de personas especiales. Pero si es cierto que Quim Carreras es para mí un icono.

Es la primera persona de mi pueblo, Begur, que dio la Vuelta al Mundo y, por tanto, de alguna forma, es mi precursor y el espejo en el que me miro. Además lo hizo por mar, lo cual es una hazaña al alcance de muy pocos. Por si eso no fuera suficiente ha hecho varias veces la travesía del Atlántico en solitario. No te digo más. Quim es grande y su humildad le hace enorme. Solo leer su escrito, sus reflexiones sobre la soledad, los retos personales, la aventura, el riesgo, el control mental y la ilusión se me ponen los pelos de punta. Él escribe en catalán, nuestra lengua. Tras el original, lo hemos traducido al castellano para que todos lo podáis disfrutar.
Gràcies Quim.

» L’aventura de creuar l’Atlàntic en solitari.

Ja han passat més de deu anys de la meva primera travessa de l’Atlàntic en solitari. Concretament el 8 de gener del 2006 sortia de Sotogrande (Càdis) rumb a Martinica, al Carib.

Encara avui, quan em pregunten perquè vaig creuar en solitari, no sé que respondre. Suposo que és un repte personal, demostrar-te a tu mateix que ets capaç de fer-ho. Però el que si tinc clar després de navegar durant 24 dies, és que la navegació en solitari enganxa. El risc val la pena. L’aventura esdevé màxima. Les vivències, les emocions i tot el que implica la navegació es magnifica.

De fet, després d’aquell cop vaig creuar dues vegades més l’Atlàntic en solitari i si he deixat der fer-ho és per no fer patir als qui m’estimen, que són el qui realment ho passen malament.

Creuar l’Atlàntic, una de les grans aventures que es poden viure avui en dia. La immensitat de l’oceà, la incertesa de les condicions meteorològiques i els perills ocults que ens podríem trobar enmig del mar, com ara un contenidor surant, o un simple tronc, ens poden portar a situacions indesitjables on ens hi podem jugar fins i tot la vida. Aquí, és on la part psicològica esdevé importantíssima. Has de procurar ser positiu en tot moment i relativitzar les coses que no surten com un voldria i reforçar les que estan anant bé. Qui es llença a una gesta com aquesta, ho fa per gaudir dels moments bons i superar els moments dolents, però en cap cas, queixar-se del que li pugui succeir. No ens podem queixar del fred, ni de la son, ni del mareig, ni de res de res…

És cert, que la vida a bord d’un solitari ha millorat molt. Els pilots automàtics són els autèntics herois, ja que no deixen de governar, mentre tu et pots dedicar a altres coses. Les maniobres d’avui en dia també han simplificat i disminuït l’esforç, al qual t’has de sotmetre. Enrotlladors a les veles de proa, mitjons als espinàquers o asimètrics, electrònica molt avançada, et permeten gaudir de la navegació i dedicar més esforços a la seguretat i evitar els perills.

Un dels grans problemes dels solitaris és la son. Si anem a dormir no hi ha ningú que vigili i això pot acabar en desastre. Però està clar que tampoc podem estar 24 dies sense dormir.

Jo per la meva part dormia en períodes de 30 minuts a la nit. Un petit despertador m’indicava que la mitja hora ja havia passat i pujava a coberta, donava una ullada a l’horitzó i si tot estava bé, prosseguia dormint.

Durant el dia, compensava la falta de son amb bones migdiades després de dinar. Això de dormir més durant el dia, és raonable perquè durant el dia, és més fàcil que un altre vaixell et vegi, i d’aquesta manera et podrà esquivar, en canvi a la nit, no és fàcil de veure un petit llum enmig de la immensitat.

Sempre he pensat que a mar mai no en saps prou. Hi ha imprevistos, situacions o condicions desconegudes a les que t’has d’enfrontar per primer cop. Tant se val si tens molta o poca experiència, el detall més insignificant et pot descol·locar.

De fet, quan em vaig decidir per aquest repte, era plenament conscient que estava capacitat per fer-ho, si més no, sabia que era capaç de navegar sol i executar totes les maniobres que fossin necessàries. Això no em preocupava. El que si m’amoïnava era precisament el fet d’estar sol tant temps. Mai hi havia estat i no sabia com m’afectaria la solitud.

No et pots fer a la mar si no sents unes pessigolles a l’estómac… Aquest respecte i navegar des de la humilitat, amb molta precaució i sense refiar-te mai, et portarà a bon port. Això si, has de ser sempre coneixedor i admetre que l’Oceà és superior a tu, i si mai et vol demostrar la seva força, provablement no hi tinguis res a fer.

Al llibre “Parlant des de l’Atlàntic” , explico de manera planera totes les vivències a bord del Bora Bora, que és el veler amb qui vaig compartir l’aventura. Junts vam superar totes les adversitats i vam assolir la fita.

Després de creuar l’Atlàntic en solitari tres vegades, ja havia arribat el moment de trobar un nou repte: Una volta al món a vela.

Joaquim Carreras

www.nauticacarreras.com

_________

(traducción al castellano)

» La aventura de cruzar el Atlántico en solitario.

Ya han pasado más de diez años de mi primera travesía del Atlántico en solitario. Concretamente el 8 de enero del 2006 salía de Sotogrande (Càdiz) rumbo a Martinica, en el Caribe.

Aun hoy, cuando me preguntan por qué crucé en solitario, no sé qué responder. Supongo que es un reto personal, demostrarte a ti mismo que eres capaz de hacerlo. Pero lo que, si tengo claro, después de navegar durante 24 días, es que la navegación en solitario engancha. El riesgo merece la pena. La aventura acontece en su máxima expresión. Las vivencias, las emociones y todo lo que implica la navegación se magnifica.

De hecho, después de aquella vez crucé dos veces más el Atlántico en solitario y, si he dejado de hacerlo, es para no hacer sufrir a quienes me quieren, que son quienes realmente lo pasan mal.

Cruzar el Atlántico es una de las grandes aventuras que se pueden vivir hoy en día. La inmensidad del océano, la incertidumbre de las condiciones meteorológicas y los peligros ocultos que nos podríamos encontrar en medio del mar, como por ejemplo un contenedor flotando, o un simple tronco, nos pueden llevar a situaciones indeseables donde nos podemos jugar incluso la vida. Aquí es donde la parte psicológica adquiere mas importancia. Tienes que procurar ser positivo en todo momento y relativizar las cosas que no salen como uno querría y reforzar las que están yendo bien. Quién se tira a una gesta como esta lo hace para disfrutar de los momentos buenos y superar los momentos malos pero, en ningún caso, quejarse de lo que pueda suceder. No nos podemos quejar del frío, ni del sueño, ni del mareo, ni de nada de nada…

Es cierto, que la vida a bordo de un solitario ha mejorado mucho. Los pilotos automáticos son los auténticos héroes puesto que no dejan de gobernar mientras tú te puedes dedicar a otras cosas. Las maniobras de hoy en día también se han simplificado y ha disminuido el esfuerzo al cual te tienes que someter. Enrolladores a las velas de proa, calcetines a los “espinàquers” o asimétricos, electrónica muy avanzada, te permiten disfrutar de la navegación y dedicar más esfuerzos a la seguridad y evitar los peligros.

Uno de los grandes problemas de los solitarios es el sueño. Si vamos a dormir no hay nadie que vigile y esto puede acabar en desastre. Pero está claro que tampoco podemos estar 24 días sin dormir.

Yo, por mi parte, dormía en periodos de 30 minutos por la noche. Un pequeño despertador me indicaba que la media hora ya había pasado y subía a cubierta, daba un vistazo al horizonte y si todo estaba bien, seguía durmiendo.

Durante el día compensaba la falta de sueño con buenas siestas después de comer. Dormir más durante el día es razonable porque, durante el día, es más fácil que otro barco te vea y, de este modo, te podrá esquivar. En cambio, por la noche no es fácil ver una pequeña luz en medio de la inmensidad.

Siempre he pensado que de la mar nunca sabes bastante. Hay constantemente imprevistos, situaciones o condiciones desconocidas a las que te tienes que enfrentar por primera vez.

Tanto dá si tienes mucha o poca experiencia, el detalle más insignificante te puede descolocar. De hecho, cuando me decidí por este reto, era plenamente consciente que estaba capacitado para hacerlo o, cuando menos, sabía que era capaz de navegar solo y ejecutar todas las maniobras que fueran necesarias. Esto no me preocupaba. Lo que si me quitaba el sueño era precisamente el hecho de estar solo tanto tiempo. Nunca lo había estado y no sabía como me afectaría la soledad.

No te puedes hacer a la mar si no sientes unas cosquillas al estómago… Este respeto y navegar desde la humildad, con mucha precaución y sin confiarte nunca, te llevará a buen puerto. Esto si, tienes que ser siempre conocedor y admitir que el Océano es superior a ti, y, si un dia te quiere demostrar su fuerza, probablemente no tengas nada a hacer.

En el libro “Hablando desde el Atlántico”, explico todas las vivencias a bordo del Bora Bora, que es el velero con quién compartí la aventura. Juntos superamos todas las adversidades y logramos la meta.

Después de cruzar el Atlántico en solitario tres veces, ya había llegado el momento de encontrar un nuevo reto: Una vuelta en el mundo a vela.»

Joaquim Carreras

www.nauticacarreras.com